El Revolucionario

Portada > América > México > Basura política desvelada

Fango democrático sobre fango democrático

Basura política desvelada

La basura mediática, la corrupción y la degeneración política no tienen por qué cambiar con la democracia

Viernes 15 de mayo de 2009, por ER. México


La literatura política basura, la intriga, la trata de escándalos y la ramplonería periodística, conforman el verdadero paralelogramo de la democracia realmente existente, tal y como le es dado advertir al pueblo mexicano en cada ronda electoral -cada 3 años- cuando, en el escenario de campañas electorales, es desvelado el pestilente chiquero de cerdos constituido por la decadente clase política de este país, a beneficio del escándalo y de las arcas de oligopolios mediáticos que, inteligentísimos como son, controlan los hilos, resortes y expedientes de la estructura de chantaje político con la que, en cuestión de horas, derriban o encumbran a su antojo a una u otra figura pública. El pueblo sigue, entretenido e intrigado, el guión preparado para, luego, tras ver el noticiario, disfrutar de la final de futbol, el programa de videos favoritos o el de chismes de farándula de moda. Y es que, en realidad, hay que decir que, sea como sea, el pueblo tiene siempre a la clase política, al gobierno y a la televisión que se merece.

En efecto, después del paréntesis de verdadero letargo en el que el país estuvo inmerso por la alarma sanitaria detonada por la epidemia de influenza -una alarma que situó a México en cuestión de horas en las primeras planas mundiales como el epicentro de una pretendida catástrofe global de salud-, la opinión pública y periodística ha centrado toda su atención -hasta hacer parecer por momentos que todo está, epidemia de influenza incluida, calculado según un calendario de dosis de papilla mediático-democrática "para mantener al pueblo ocupado en algo"- en dos acontecimientos puntuales, a saber: en primer lugar, la publicación del libro del señor Carlos Ahumada, Derecho de réplica (Grijalbo, México, 2009), en el que, en alrededor de 350 páginas, el polémico empresario argentino-mexicano ofrece sus confesiones sobre la tormenta de escándalo mediático que en torno suyo se orquestó, hoy ya lo sabemos al leer su librito, para debilitar ante la opinión pública de esos momentos al entonces jefe de gobierno de la ciudad de México, Andrés Manuel López Obrador; tormenta conocida como la de los "videoescándalos": una acción de basura desvelada en la que un colaborador cercano de AMLO, el señor René Bejarano, aparecía filmado por el propio Ahumada cuando éste daba en sus oficinas fajos y fajos de billetes que Bejarano guardaba con fruición.

JPG - 3 KB
Carlos Ahumada
El títere

En su momento, López Obrador condenó de inmediato que se trataba de un complot para impedir su llegada a la presidencia de la república, organizado y coordinado por Carlos Salinas de Gortari, Diego Fernández de Cevallos y muchos otros más. Las televisoras y los analistas políticos orgánicos y funcionales al régimen del fundamentalismo democrático se dedicaron a acallar y desprestigiar las posiciones de López Obrador. Hoy, a la luz proyectada por el libro de Ahumada, los argumentos de AMLO se confirman.

El otro acontecimiento polémico fue la declaración hecha a la periodista Carmen Aristegui por Miguel De la Madrid, expresidente de México y antecesor de Salinas de Gortari, según las cuales De la Madrid confesaba haberse equivocado al elegir como su sucesor a Salinas. Además de eso, De la Madrid dejó abiertas de par en par las puertas a la especulación respecto de los presuntos vínculos del clan Salinas -los Borgia mexicanos- con el narcotráfico y la mafia política, especulaciones que, al ser puestas en circulación por un ex-presidente, cobran una relevancia notable, colindante con la veracidad objetiva.

JPG - 35.2 KB
Salinas de Gortari
El cerebro

Y fue cuestión de horas para que De la Madrid se retractase de lo declarado, toda vez que la mafia política del PRI se movilizó de inmediato para pedirle que retirara lo dicho. Y así fue.

Andrés Manuel López Obrador declaró en gira por el estado de Veracruz que nada va a suceder, por más que las evidencias contra Salinas sean apiladas en las oficinas de la procuraduría y de las agencias de noticias: ’no va a pasar nada, no, porque la mafia es muy poderosa. Controla al Senado. No se olviden que ahí está Manlio Fabio Beltrones, quien es salinista; ahí están los panistas que domina Diego Fernández de Cevallos. En la Cámara de Diputados lo mismo. La mafia también domina la Suprema Corte de Justicia de la Nación e impuso a Calderón’.

Los analistas fundamentalistas democráticos se desgarran las vestiduras asombrados por lo que tienen a la vista: se trata de déficits democráticos que nuestra joven e incipiente democracia debe reparar; hay que tomar nota para la siguiente reforma electoral, etc., etc., etc., etc.

Pero una vez que concluye la elección, la maquinaria se reinicia y la próxima función de ese cochinero de cerdos se prepara para, en tres años, volverse a presentar con nuevos y viejos actores, pero siempre con periodistas y analistas ingenuos que volverán a querer descubrir el mediterráneo afirmando categóricamente que las reformas electorles siguen siendo necesarias para consolidar nuestra democracia. Pero es que el problema no es de la democracia, de la monarquía o de la oligarquía; el problema es el pueblo mexicano, porque si ese pueblo, en democracia o en dictadura, sigue mirando sin parpadear la basura desvelada y fabricada que día con día se transmite por los canales de televisión, y no hace nada al respecto, demuestra -tal es el juicio de ER México- que no tiene más que lo que se merece y corresponde, y si eso que tiene no es otra cosa que basura, pues entonces estamos frente a un pueblo y una sociedad basura.

JPG - 23.3 KB
El pueblo tiene el gobierno y la televisión que se merece
Y si eso que merece es una basura, entonces ese pueblo y esa sociedad no son otra cosa que basura

El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando