El Revolucionario

Portada > España > Gara, o el fondo clerical del nacionalismo vasco

Critican sustituir la Biblia por la Constitución española

Gara, o el fondo clerical del nacionalismo vasco

Hablan de superación supuesta de la dicotomía nacionalismo político / nacionalismo étnico

Lunes 11 de mayo de 2009, por ER. Barcelona

Gara critica la sustitución de la Biblia por la Constitución Española en el juramento de los cargos del nuevo gobierno regional vascongado

JPG - 25.6 KB
Esvástica vasca
El símbolo defendido por el neofeudalismo vasco, a la vez clerical y nazionalsocialista

Gara, el periódico de la autodenominada «izquierda abertzale» (en realidad neofeudalistas de derecha extravagante, pero cuyo nombre ha sido generalizado por el patrioterismo españolista en busca de un distanciamiento político inexistente salvo en los fines), publicó hace tres días un editorial cuanto menos revelador titulado «Biblia por Biblia, Gernkia por Guernica». En él criticaban la sustitución de la Biblia cristiana por la Constitución Española de 1978, hoy todavía vigente.

Entre las barbaridades neofeudales que en ese editorial breve se pueden encontrar destaca esta:

«Algunas de esas diferencias, como la posible sustitución de la biblia de los cristianos por la biblia de los unionistas españoles, la Constitución de 1978, pretenden ser una muestra del nacionalismo cívico heredero del republicanismo francés que caracteriza a los españoles frente al nacionalismo cultural o étnico, descendiente del romanticismo alemán, que supuestamente reivindican los nacionalistas vascos. Esa dicotomía ha sido ampliamente criticada y superada; aun así, sigue siendo un mantra de la intelectualidad española.»

Es curioso cómo utilizan la palabra unionista para referirse a los patriotas españoles, sean estos de la ideología que sean, buscando una vez más las semejanzas con el nada semejante conflicto de Irlanda del Norte con el Imperio depredador inglés (ahí había dos bandos enfrentados, y fundamentalmente por religión). En Vascongadas no hay dos bandos enfrentados como si de una guerra se tratase, sino un partido, el PNV, agitador de árboles, mientras ETA y su entorno neofeudalista derriba las nueces que el propio PNV recoge. No se trata de un conflicto religioso (aunque el fondo del nacionalismo vasco es clerical), sino racista, étnico, de supremacía racial del vascongado frente al castellano. Dicotomía étnica falsa.

Comparar la Constitución Española con la Biblia es tan absurdo como comparar el Manifiesto Comunista con las Páginas Amarillas. La Biblia es un conjunto de libros recogidos durante siglos por la tradición judeocristiana, que sirve de base doctrinal para todo el cristianismo, mientras que la Constitución Española es un conjunto de reglas de derecho estatuídas para regular el funcionamiento administrativo y político de la Nación Española. Probablemente en Gara se lamenten por haber perdido la tradición bíblica del nacionalism vasco, añorando el Antiguo Régimen, y ataquen la lectura de la Constitución vigente que, para bien o para mal, es la realmente existente.

No entendemos a qué se refieren con superación de la diferenciación de nacionalismo político (de origen francés) y nacionalismo étnico (de origen alemán romántico). Dejar caer una idea sin explicarla es como acusar a alguien de cometer algún acto sin presentar pruebas. ¿Acaso consideran los neofeudalistas ultraderechistas del Gara que ellos son a la vez nacionalistas étnicos y políticos? ¿Acaso consideran que el nacionalismo político, que trae como consecuencia lógica el republicanismo jacobino o liberal, es compatible con el nacionalismo étnico, que trae como consecuencia lógica el fascismo y el nacionalsocialismo racista y antisemita (y anticomunista marxista)? En este tipo de cuestiones es donde se ve el sincretismo absoluto en el nacionalismo neofeudalista de ETA y su entorno entre ideas tradicionalmente de izquierdas y tradicionalmente de derecha; un sincretismo que, similar al sincretismo fascista o nazi, no puede evitar regirse primordialmente por ideas etnicistas extravagantes que buscan destruir las holizaciones revolucionarias francesa y española para construir un Estado etnosocialista (al estilo de la Croacia títere del Tercer Reich durante las décadas de 1930 y 1940).

El oportunismo político del Gara no tiene límites éticos ni morales cuando, al hablar del Árbol de Guernica (al cual estiman como si del árbol blanco de Gondor —el reino feudal y racial puro descrito por Tolkien en «El Señor de los Anillos»—) se refieran al bombardeo de la Wehrmacht alemana sobre esta ciudad española como un acto relacionado con el Partido Popular (Gara vive en el mito de la derecha y de la izquierda), llamándolos «herederos de quienes bombardearon Euskal Herria». En primer lugar, el Tercer Reich, y no el Partido Popular, fue quien bombardeó Guernica; en segundo lugar, el Partido Popular, al igual que el Partido Socialista Obrero Español e incluso la «izquierda abertzale» son herederos todos del franquismo, régimen que ideológicamente hablando se definía como nacionalcatólico, poco o nada en común con el pagano / protestante régimen de Adolfo Hitler; y en tercer lugar, Hitler no bombardeó esa inexistente «nación» llamada «Euskal Herría», sino que bombardeó a la Nación Española, concretamente a la Segunda República Española en su lucha contra el bando mal llamado «nacional». Hitler atacó a España, no a los nacionalistas vascos, con los cuales tiene mucho más en común que con los patriotas españoles segundorrepublicanos, herederos a su vez de los patriotas españoles de la Guerra de la Independencia de 1808-1814.

Desde El Revolucionario Barcelona no podemos más que mostrar nuestro aborrecimiento ante una falaz, oportunista y neofeudalista editorial que muestra, además de su odio a España (la hispanofobia típica de los enemigos de nuestra patria), su complacencia con el clero vascongado, causante primero del nacimiento del nacionalismo vasco.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando