El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > El imperialismo catalán

Mantenido gracias al expolio de España «por consenso» que representa el régimen democrático de 1978

El imperialismo catalán

Ahora se permite dar lecciones de «relaciones bilaterales», humillando a España en aras de su «gobernabilidad»

Viernes 1ro de mayo de 2009, por Grupo Promacos

En el año 1892, representantes del nacionalismo catalán tan importantes como Prat de la Riba aprobaron las Bases para la Constitución Regional Catalana, más conocidas como Bases de Manresa por el lugar en el que se redactaron. En ellas se proyectaba un gobierno federal para España en el que Cataluña respetaría a la monarquía española, pero disponiendo de su propio gobierno, capaz de dominar a España. La única lengua oficial en Cataluña sería el catalán, y sólo podría ejercerse el puesto de funcionario público conociéndose el idioma catalán. Con la Constitución de 1978, el proyecto de las Bases de Manresa, nunca interrumpido, cobró una fuerza inusitada.

JPG - 293 KB
Montilla y Chaves
Abrazados en su mafiosa «cumbre bilateral»

El momento cumbre de este proyecto federal y secesionista lo hemos vivido recientemente, cuando Manuel Chaves, representante de la soberanía española, y José Montilla, representante de la «soberanía catalana» han pactado bilateralmente que Cataluña siempre recibirá más que el resto de España en el aspecto de la financiación autonómica. Sería una vuelta de tuerca más de cara a consumar el imperialismo catalán y la formación de los Países Catalanes , que incluirían la franja mediterránea española e incluso, según Prat de la Riba, la cuenca del Ródano y en consecuencia la región de la Provenza, cuyo idioma, el provenzal, es el padre del auténtico catalán.

No obstante, desde el Grupo Promacos señalamos que el nacionalismo catalán, pese a estas reivindicaciones tan explícitas de secesión, y al contrario del nacionalismo vasco y su implantación del terror por medio de ETA, se cuida mucho de morir de éxito, no vaya a ser que al final la inmersión lingüística triunfe y se produzca la secesión de hecho respecto a España, al hablar sólo catalán los habitantes de la aureolar nación catalana. Así, lo que realiza es un expolio de los recursos de toda España, al tiempo que se cuida de ofrecer a las clases medias y bajas, identificadas como charnegos por su uso normal del español y no del catalán, la imposición lingüística de la lengua catalana, sometiendo a la muerte social a quienes no acepten la situación. Mientras, los señoritos catalufos mandan a sus hijos a los mejores colegios privados a aprender todo en español, no sea que sin esa lengua sus negocios se resientan en «el Estado» [sic]. Cosas de la Constitución de 1978.

JPG - 45.5 KB
Los «Países Catalanes»
Delirio del nacionalismo catalán en su intento de segregarse de España, llevándose todo lo posible

La eliminación del español como idioma de comunicación, y con ella la formación de una frontera material con España y la comunidad hispánica, provocaría una secuencia traumática para esta burguesía empresarial: los negocios que dirige esta oligarquía catalana, que incluyen a las empresas más fuertes de los sectores alimentario (Cola Cao, cava, vino, &c.), bancario (Banca Sabadell ha adquirido numerosos bancos de toda España, La Caixa patrocina a la selección española de fútbol, &c.), periodístico (no sólo La Vanguardia, sino también diarios deportivos tan importantes como el Sport o El Mundo Deportivo), automovilístico y también audiovisual, como La Sexta, acabarían sufriendo una quiebra de beneficios, pues acabarían homologándose, por la ausencia de un elemento tan importante como la lengua española, a negocios italianos o franceses. Nos serían ajenos completamente.

¿Qué sería de un club de fútbol español de fama y prestigio internacional como el Fútbol Club Barcelona, si el vínculo del idioma desapareciera y pasase de disputar la Liga de Fútbol Profesional en España a la Lliga Catalana? Por eso el Barcelona, dirigido por uno de estos burgueses acomodaticios, Juan Laporta, promociona en las previas de los partidos de fútbol los Países Catalanes, pero luego se cuida de evitar que los vínculos con peñas y aficionados de toda España desaparezcan.

GIF - 2.4 KB
La Sexta
Sutil instrumento de propaganda del imperialismo catalán

Por eso mismo, en aras de la gobernabilidad, el gobierno socialfascista le da a Jaime Roures, fundador del grupo de prensa socialdemócrata MediaPro, todo tipo de ventajas, como el fútbol para la Sexta así como otros deportes. Todo en español, porque en catalán sería un negocio inviable. De hecho, recientemente Roures fue interrogado a propósito de un referendum de autodeterminación y respondió en la línea del imperialismo catalán de las Bases de Manresa: le gustaría que hubiese un referendum, pero siempre votaría a favor de seguir en España, pues gracias a ella pueden seguir haciendo negocios.

Desde el Grupo Promacos, mientras hoy 1 de Mayo el gobierno socialfascista huye hacia adelante de la mano de los sindicatos y deja hacer al nacionalismo catalán, no dejaremos de denunciar este expolio secular de España y la necesidad de revertir una situación secular que constituye una amenaza formal y material contra España.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando