El Revolucionario

Portada > España > Neonazis y antifascistas luchan en las calles madrileñas

Manifestación y contramanifestación

Neonazis y antifascistas luchan en las calles madrileñas

Algunos medios "de izquierda" cargan contra los antifascistas

Viernes 3 de abril de 2009, por ER. Madrid

La pasada semana, una manifestación legal del grupo neonazi Movimiento Patriota Socialista (desconocido hasta ahora) marchó por el barrio madrileño de Vallecas. Frente a ellos, una contramanifestación antifascista se presentó. Según se sabe, la Policía sólo detuvo a antifascistas debido a que su contra no estaba permitida por la delegación del Gobierno socialdemócrata. La Cadena SER, radio del grupo empresarial PRISA, cercano al Gobierno español, atacó en sus medios a los antifascistas

JPG - 55.7 KB
Neonazis en Vallecas
Los patrioteros provocan con la complacencia de los antipatriotas del PSOE

Al mismo tiempo que se producía en la céntrica Puerta del Sol una manifestación del sindicato anarquista CNT (Confederación Nacional del Trabajo), en el barrio de Vallecas de Madrid se producía una concentración de corte neonazi de un nuevo grupo de esta derecha no alineada fascista, el llamado Movimiento Patriota Socialista, que se concentraba de manera legal (permitidos por la Delegación del Gobierno en Madrid, o sea, del Partido Socialista Obrero Español, PSOE), para protestar contra la inmigración.

Frente a ellos se congregó una contramanifestación antifascista (siendo además Vallecas uno de sus feudos) que trató de no permitir el discurrir de estos neonazis que intentan secuestrar las palabras patria (como si España fuese suya y no de todos) y socialismo (como si el único socialismo posible fuese el socialismo racista y judeófobo de los nazis). La Policía, entre cuyos miembros hay un porcentaje considerable de militantes neonazis, arremetió contra los antifascistas, deteniendo a cerca de una decena de ellos.

El discurrir de la manifestación neonazi no fue por el recorrido autorizado presumiblemente por la Delegación del Gobierno. Aunque el lema de la manifestación era, supuestamente, contra la crisis económica, lo cierto es que no tardaron en proliferar gritos racistas contra la inmigración del barrio, y de provocación al difunto Carlos Javier Palomino, adolescente español asesinado por un joven neonazi miembro de las Fuerzas Armadas españolas. Estando en la concentración antifascista presente la madre de Palomino, la provocación neonazi no pudo ser más ignominiosa.

La Policía no sólo cargó contra los antifascistas sino también contra vecinos vallecanos, que se concentraron para repeler a los neonazis, los cuales con total impunidad portaban simbología neofascista (esvásticas, cruces célticas, banderas del régimen franquista y otros símbolos), además de cascos y palos de madera y hierro. La Policía, siguiendo órdenes, no hizo nada por requisar todo ese material. Vemos así cómo el socialfascismo del PSOE (pero también de otros partidos, como Izquierda Unida, los separatistas e incluso el PP), no tiene reparos en permitir que símbolos neofascistas campen a sus anchas por las calles de la nación española siempre y cuando esas banderas vayan contra la inmigración, a la cual interesa al Gobierno yugular tras la regularización masiva que realizó a petición de la oligarquía financiera española para conseguir así fuerza de trabajo barata. La autodenominada «izquierda» es cómplice de esta impunidad neonazi, característica de toda la democracia coronada tras la Transición, demostrando así que ésta Transición no fue más que la transformación interna del régimen de Franco una vez muerto éste.

Que se porten banderas franquistas de España no es más que una prueba más del intento antipatriota de la derecha no alineada nazifascista de apropiarse de la Nación Española, nación que no inventaron ellos jamás, sino que fue obra de la transformación que llevó a cabo la izquierda liberal-revolucionaria durante la Guerra de la Independencia de 1808-1814 frente a la invasión napoleónica y al absolutismo borbónico, cuya consecución fue la Constitución de Cádiz de 1812. Así pues, el nacimiento de España como Nación Política se debe a una izquierda revolucionaria patriótica, la liberal, y no a ningún tipo de derecha. Estos fascistas son traidores a España por negar el carácter revolucionario y liberal de la transformación de España de monarquía absoluta e Imperio católico a Nación Política única de los españoles de ambos hemisferios (como reza el Artículo 1 de dicha constitución).

La complacencia de Soledad Mestre, delegada del Gobierno del Partido Socialista con los grupos neonazis es la causa de esta impunidad en los barrios obreros. Impunidad además apoyada desde medios progres como la Cadena SER, que no dudó en defender la legalidad de la concentración hitleriana, demostrando una total hipocresía para con estos grupos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando