El Revolucionario

Portada > España > Los trabajadores de SEAT aceptan democráticamente la congelación de sus (...)

Tal y como anticipó El Revolucionario

Los trabajadores de SEAT aceptan democráticamente la congelación de sus salarios

Con la crisis económica comienza la proletarización de la sociedad de mercado pletórico

Jueves 19 de marzo de 2009, por ER. Barcelona

Tras un referendum, el 65,5% de los obreros de SEAT aceptan congelar sus salarios para conservar sus puestos de trabajo en la fábrica de Barcelona. La crisis económica conlleva una reproletarización, al menos indicios de ella, de la sociedad política española, tras décadas de mercado pletórico y felicidad canalla promovida por la burguesía socialfascista dominante

JPG - 81 KB
Trabajadores de la planta de SEAT en Martorell, España, en acción productiva
El ser social de la crisis determina la conciencia democrática de los obreros españoles

Unos 5.495 de los obreros de la plantilla de SEAT en Cataluña, España, (el 65,5% de la plantilla) han votado a favor de la congelación salarial que el sindicato socialfascista (mal llamado «de clase») Unión General de Trabajadores (UGT), reafirmando la colaboración entre sindicatos mayoritarios y oligarquía financiera en España. La congelación salarial permitirá que el nuevo Audi Q3 se construya en Martorell, Barcelona, sin reparar en excesivos gastos en sueldo de los obreros.

Ayer por la tarde, a las seis menos cuarto hora española, comenzó las votaciones, en las que participaron cerca del 76,36% de los obreros en plantilla. En el recuento al final de la jornada electoral, unos 2.611 obreros (el 31,1% de la plantilla) votó en contra de la congelación salarial, mientras que un 2,6% votó en blanco y un 0,8% emitió un voto nulo. El referéndum se celebró en Martorell, en la Zona Franca y en el centro de recambios, los tres centros de trabajo de SEAT en Cataluña. La abstención, por otra parte, ha sido alta en los tres centros. La plantilla de Gearbox, filial de SEAT encargada de las cajas de recambio, todavía no ha realizado su referéndum, aunque plantea hacerlo en breve.

Los dos sindicatos socialfascistas UGT y Comisiones Obreras (CC.OO., cercando al Partido Comunista de España, pero salido en realidad del antiguo Sindicato Vertical del franquismo) se acreditaron como interventores en el proceso electoral. El sindicato anarquista Confederación General del Trabajo, CGT, renunciaron a hacerlo porque consideraban la votación como «un teatro vergonzoso». La socialfascista UGT pretende congelar los salarios todo el 2009 para, en 2010, aplicar una subida de los mismos de alrededor de la mitad de la inflación para toda la plantilla salvo para los oficiales auxiliares (trabajadores de menor categoría), que tendrían un incremento salarial del 100% del IPC real. Para 2011, UGT propone, en función de los resultados operativos de la compañía, el pago de un mínimo de 200 euros por trabajador, y el año que viene negociar con la patronal un convenio trienal y la puesta en marcha de un plan de prejubilaciones voluntarias para los mayores de sesenta años.

Lo que para algunos supone un ejercicio de sensatez por parte de «la izquierda» (principalmente por parte de la socialdemocracia —socialfascismo— y de los liberales) para salir de la crisis, para El Revolucionario Barcelona es una muestra de algo que ya se indicó desde algunas páginas de análisis crítico del presente: la crisis podría conllevar una proletarización de lo que hasta ahora se tenía por «clase media obrera», algo que en principio no es bueno para esa misma clase ya que baja su nivel de vida, pero que tampoco podría ser bueno para la burguesía, principal interesada de mantener el Estado de bienestar a pesar de la crisis, aún a pesar de su contradictoria necesidad de un aumento del plusvalor absoluto, lo que no sería posible sin rebajar el nivel de vida de los trabajadores nacionales y residentes en la nación. Está por ver, y dependiendo de la crisis, si lo ocurrido en SEAT se generalizará o no al resto de centros de trabajo españoles. Si así ocurre, la proletarización (algo inaudito desde el final de la Segunda Guerra Mundial), en España, está servida. Lo más grave del asunto es que, ideológicamente hablando, el fundamentalismo democrático burgués jugará la baza de que esta rebaja salarial, esta proletarización, ha sido votada mayoritariamente por los obreros de SEAT que han decidido votar en el referéndum. Cada clase social tiene la situación social en su sociedad política que se merece.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando