El Revolucionario

Portada > España > Facciosos catalanistas se manifiestan en Bruselas

En el corazón del imperio depredador francoalemán

Facciosos catalanistas se manifiestan en Bruselas

Pidiendo el "derecho a decidir"

Domingo 8 de marzo de 2009, por ER. Barcelona

2.900 neofeudalistas catalanistas, 10.000 según los organizadores, se manifestaron en el corazón de "Europa", Bruselas, pidiendo la secesión de la región de Cataluña de la nación española. Las sectas facciosas de derecha extravagante no alineada que han apoyado esta marcha han sido Convergencia y Unión y ERC

JPG - 54.8 KB
Facciosos catalanistas se manifiestan en Bruselas
Defender a España es, entre otras cosas, plantar cara, con argumentos y fuerza revolucionaria, tanto a estos secesionistas como a su protectora Unión Europea

Yendo al corazón del Eje francoalemán, el cual apoya sin ambajes la balcanización de España (en esencia, Europa es la negación de España), el candidato de ERC a las elecciones al parlamento europeo (esa cosa que no vale para nada), Oriol Junqueras, pretende así «internacionalizar el derecho a decidir», o lo que es lo mismo, validar como democrático lo que no es más que privilegio de secesión, destruyendo así la soberanía nacional de España y fomentando el expolio de una región que pertenece a todos los españoles y que nos ha pertenecido durante siglos. Alrededor de 3.000 facciosos se manifestaron en Bruselas, capital de Bélgica, en favor de la secesión antiespañola, convocados por la plataforma neofeudalista «Diez mil en Bruselas».

La manifestación, convocada a través de Internet, pretendía realizar en Madrid, pero al final decidieron ir a donde más caso les hacen fuera de España: al corazón del Eje francoalemán. El promotor de la iniciativa, el faccioso español Enrique Canela, aseguro que su objetivo era «manifestar que en Cataluña hay mucha gente que tiene ganas de ejercer el derecho a la autodeterminación», encubriendo con sus palabras lo que no es más que un privilegio de secesión, como hemos explicado en el anterior párrafo. Al final del recorrido hablaron de que Cataluña vivía un «conflicto pacífico» por su independencia. ¿Llaman pacífico el proceso de apartheid lingüístico a los hispanoparlantes, el racismo antihispano de las administraciones públicas gobernadas por el socialfascismo de Montilla, las amenazas y agresiones físicas a los disidentes del régimen o a la diáspora catalana que empieza a formalizarse, reflejo de la vascuence?

Pudieron leerse carteles vomitivos como «Cataluña no es España» o «Cataluña próximo Estado de Europa», queriendo así afirmar la total sumisión que ese Estado catalán independiente tendría de los designios de París y Berlín. Antes súbditos de Europa que ciudadanos de España, «Abajo la nación, vivan las cadenas», en su versión del siglo XXI. También confirmaron su total apoyo a los procesos balcanizadores fruto de la descomposición de la izquierda comunista, o lo que es lo mismo, su anticomunismo y antisocialismo específico marxista-leninista en nombre de la nación cultural (étnica y ancestral): «1944, Islandia; 1990, Lituania; 2006, Montenegro y 2008, Kósovo». La nausea y la mala fe del neofeudalismo no conoce moral alguna.

Los manifestantes estaban contentos porque según ellos, ha habido un crecimiento exponencial del secesionismo étnico en diez años, con lo que creen que alcanzarán la victoria. Eso está por ver. Aparte, el Estatuto de Cataluña aprobado por Arturo Más y José Luis Rodríguez Zapatero está pendiente del veredicto sobre el mismo que ha de hacer el Tribunal Constitucional, algo que estos facciosos intentan presionar a su favor. El pueblo español, catalanes por supuesto incluídos, tiene que tener presente que de su acción dependerá que la nación española sobreviva, ya que, como pueblo, tenemos un deber para con nuestros muertos patrios y una responsabilidad para con nuestros hijos y para con los españoles que vendrán. Por ello, es necesario plantar cara a estos facciosos neofeudalistas y defender España.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando