El Revolucionario

Portada > Rusia > Rusia reivindica el multilateralismo

Putin reflexiona en Davos

Rusia reivindica el multilateralismo

El coloso euroasiático quiere ganar terreno frente a su principal competidor, el Imperio Norteamericano. La estrategia: el multilateralismo

Martes 3 de febrero de 2009, por ER. San Petersburgo

En el Foro de Davos, celebrado la pasada semana en Suiza, se dieron cita lo más granado de la vida política, financiera y económica del mundo. El jefe del ejecutivo ruso Vladimir Putin, aprovechó para lanzar algunos mensajes al recientemente nombrado emperador, Barack Obama.

La moderada recuperación de Rusia, a finales de la década de los noventa del siglo pasado, tiene tres ejes maestros: en la capa basal el alto precio y mejor gestión de la venta de hidrocarburos; en la capa conjuntiva un reforzamiento de las instituciones estatales y del centro frente a la periferia; y por último en la capa cortical, un intento por restablecer las tradicionales áreas de influencia de la Unión Soviética. En este plano, el gobierno ruso no ha dejado de reclamar en los últimos tiempos un marco multilateral como panacea de la paz perpetua. Veamos una muestra de los lineamientos de la política exterior en palabras del propio Putin: «No nos quejamos de nada, solo constatamos que el excesivo aumento del uso de la fuerza para la resolución de los problemas y el menosprecio al derecho internacional no son constructivos, sino que por el contrario dañan las relaciones internacionales... Nosotros querríamos que las cuestiones más importantes de la vida internacional se decidieran no con la toma de decisiones unilaterales, sino que fueran reestablecidos mecanismos de acuerdo colectivo en el marco del derecho internacional»

JPG - 2.6 KB
Vladimir Putin en Davos

Vladimir Putin habla de una hipotética vuelta a unas pautas de diálogo y decisión comunes como proyecto alternativo a la violencia de un único actor internacional (entiéndase el Imperio Norteamericano). No obstante, el unilateralismo-imperialista de los Estados Unidos no surge de su maldad intrínseca, o de una voluntad más o menos beligerante del emperador de turno. La política internacional es un enorme campo de interacción entre los Estados realmente existentes. Cada nación política establece relaciones de cooperación y conflicto con terceros países(o con alianzas de los mismos) con el fin de promover su eutaxia. Pero no todos los Estados disponen de los mismos recursos para proyectarse hacia el exterior y promover sus planes y proyectos. En el campo existen dominadores y dominados con distintas estrategias. Pues bien, los dominadores, con capacidad incluso para poner en pie un imperio, solo se atendrán a la negociación si sus antagonistas (dominados) son capaces de desplegar fuerzas de reacción suficientes que pongan en entredicho las reglas de juego. La URSS y EE.UU. se convirtieron tras la II Guerra Mundial en los gendarmes del mundo con sus respectivas áreas de influencia. Era la fuerza militar, económica, política e ideológica de ambas superpotencias lo que determinaba el multilateralismo en la toma de algunas decisiones. Porque decidir sin contar con el otro en materias como la nuclear podían haber llevado no a una victoria sobre el enemigo, sino a la completa destrucción de todo el tablero de juego. Sin embargo, la descomposición del campo socialista mundial rompió la necesidad del multilateralismo. EE.UU. tenía expedito el camino para tomar todas las decisiones relevantes. La conclusión es clara: el diálogo entre iguales como vía de regulación de la vida política internacional solo es efectiva si materialmente existen esos iguales. En un plano meramente formal, por ejemplo, si es posible el diálogo puro entre Estados Unidos y Somalia, en tanto los dos son Estados reconocidos oficialmente con asiento en la ONU. Pero estaríamos a lo mucho, ante un intercambio de información donde uno habla más que escucha, y el otro obedece más que habla. Si Rusia quiere ser participe de un mundo multipolar, no le queda más remedio que continuar por el camino del reforzamiento de las tres capas de su sociedad política. Solo así se abrirá la posibilidad de un diálogo real entre iguales.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando