El Revolucionario

Portada > América > No Hispana > Estados Unidos > Obama, nuevo emperador

«Hoy es el fin de las falsas promesas», dijo

Obama, nuevo emperador

Barack Hussein Obama jura su cargo ante la Nación y ante el mundo

Miércoles 21 de enero de 2009, por ER. Nueva York

A los enemigos de los Estados Unidos les ha amenazado contundentemente: «os vamos a derrotar»

JPG - 18.6 KB
Barack Hussein Obama jura su cargo
44º Presidente de los Estados Unidos de América. Primero en ser mulato.

Bajo un frío intenso, el mulato Barack Hussein Obama juraba su cargo como 44º presidente de los Estados Unidos de América, el país más poderoso del planeta. Juró ante la Biblia y prometió cumplir y hacer cumplir la Constitución.

El presidente venía tiempo preparando su discurso y derrochó sus mayores dotes retóricas en una homilía que no dejó punto por tocar en cuanto a su programa se refiere. Aludió a los viejos tópicos nacionales —«Estados Unidos es un país de luchadores», «lo mejor de los EE.UU son sus ideales», &c. — incluido un contundente «os vamos a derrotar» dirigido a los enemigos del Imperio. Pese a lo cual, se muestra dispuesto a establecer alianzas y los consensos necesarios con vistas a que la hegemonía de los EE.UU continúe inalterable durante su mandato. La paz en la que piensa Obama es la Pax Americana, cosa en la que la mayoría de los comentaristas de países de la Unión Europea no han sabido apreciar.

Rusia, vigilante

A los rusos no se les ha olvidado el papel de los EE.UU en el mundo y se han mostrado escépticos. Máxime cuando países cercanos a Rusia muestran a las claras su condición de meros satélite del Imperio. El ministro polaco se rebajó a tal extremo que declaró públicamente «Good luck, Mr. President» como si el presidente de Polonia no fuera otro que Obama. Vladimir Putin dejó una de las frases que sólo el tiempo hará que la recordemos o que la dejemos dormir en las hemerotecas: «las mayores decepciones nacen de las grandes esperanzas».

Obama y los hispanos

Los tres pilares que guiarán —según sus palabras— su administración serán la reactivación económica, la expansión del sistema sanitario y la consecución de la independencia energética —en días anteriores, por cierto, citó a España como modelo—. De estos puntos, el prioritario para los hispanos es sin duda la sanidad, y segundo el mejoramiento de la situación económica, o para ser más exactos: que las mejoras económicas se traduzcan en mejoras de la situación de los hispanos.

Los hispanos han sido decisivos para la victoria de Obama y ha llegado el momento de pedir a su administración soluciones reales y factibles. La hora de las promesas ha pasado —en eso Obama tiene razón— y ha llegado la hora de la política efectiva. No tardaremos en saber en qué se traducen sus promesas.

Con la elección de Obama los hispanos vemos más cerca la posibilidad de que un iberoamericano ocupe algún día la Casa Blanca. Quien sabe si algún día el juramento se hará en inglés y en español.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando