El Revolucionario

Portada > Europa > La policía alemana entra en una casa judía a retirar una bandera de (...)

No ocurría desde 1945

La policía alemana entra en una casa judía a retirar una bandera de Israel

Puesta en una ventana durante una marcha de 10.000 mahometanos

Martes 13 de enero de 2009, por ER. Bruselas

El grupo agresor yijadista fue Mille Gorus, formado casi íntegramente por inmigrantes turcos en Alemania, que además es ilegal en Turquía. Este grupo, filofascista y moro, consiguió que la policía alemana actuara en su propio país como no lo hacía desde los tiempos del tirano Adolfo Hitler

JPG - 16.4 KB
Momento en que la policía alemana retira la bandera de Israel del piso que allanaron ilegalmente
La connivencia de la policía alemana con los sarracenos es obscena y absolútamente fascista. ¿Dónde estaban los antifascistas alemanes, "modelo a seguir" para muchos? ¿Dónde están sus protestas ante éste hecho?

Ocurrió en la ciudada alemana de Duisburg, el pasado domingo, durante unas manifestaciones «propalestinas» (más bien habría que decir pro-Hamás) en las que llegaron a participar 10.000 mahometanos (en Alemania hay cerca de 5 millones de musulmanes, sin contar con los conversos). Unos alemanes de origen judío colocaron en la ventana de su casa una bandera de Israel. Los sarracenos se sintieron provocados y, no contentos con tirar piedras a aquella casa, consiguieron que la policía alemana fuera allí, echasen la puerta abajo a patadas de la vivienda y arrancaran la bandera. Según la policía se hizo porque "podría insultar a los manifestantes". Pero esta supuesta prudencia no es más que una concesión más a la ofensiva sarracena que, a nivel mundial, quiere destruir la civilización. Lo más grave del asunto es que ha ocurrido en la tierra del Tercer Reich, algo que no sucedía desde el final del régimen nacionalsocialista, finiquitado tras el triunfo de la alianza democrático-comunista que acabó con la alianza nazi-fascista-japonesa.

Este es el único vídeo existente en Youtube del piso y de la bandera. Otro vídeo, en el que se ve cómo la policía alemana entra en el edificio y retiran la bandera legal ha sido retirado del portal Youtube. Youtube ha servido para dar a conocer al mundo entero este hecho, que han pasado por alto los medios de comunicación de masas alemanes en su inmensa mayoría, los cuales sólo han respondido ante la avalancha de comentarios desde dentro y fuera de Alemania a un acto falaz de enorme carga política.

Testigos presenciales de aquello afirman que los moros tiraron piedras, cuchillos y bolas de nieve al tercer piso de aquel bloque donde colocaron la bandera de la nación política de Israel. La policía alemana no detuvo a ninguno de los individuos que lanzaron objetos, al grito de «Allah-u Akhbar» (dios es grande en árabe, pero en El Revolucionario Bruselas nos preguntamos, ¿cómo va a ser grande un ser que no existe?).

Con esta explicación se ha indignado mas a la gente, la bandera de israel es la bandera de un país legal y democratico y no está prohibisda su exhibición, en cambio la bandera de Hizbollá, las criuces esbasticas y gritar, judíos al horno y judíos deben ser gaseados , es un delíto en Alemania y no fue reprimido.

La policía alemana de Duisburg dijo que la bandera se puso para provocar, y por ello entraron en la vivienda echando la puerta abajo. Esta explicación ha provocado aún más indignación entre los habitantes de Duisburg y en toda la nación alemana, que ha visto en el presente hechos que recuerdan a su oscuro y sangriento pasado. Por lo visto, la policía, cómplices del yijadismo sarraceno, han estimado que la bandera legal y reconocida de una nación realmente existente —Israel— es una provocación. En Alemania exhibir la bandera israelíta es legal. Sin embargo, en aquella manifestación mora se exhibieron símbolos que sí son ilegales en Alemania: desde la bandera de Hezbolá (Partido de Dios en árabe, organización islámica chiíta libanesa, títere del régimen de los Ayatolás en Irán, cuya meta es la destrucción de Israel) hasta banderas nacionalsocialistas. También es ilegal en Alemania gritar «¡Perros judíos!» o «¡Judíos a la cámara de gas!», cosa que sí gritaron los manifestantes musulmanes, y la policía no detuvo a ninguno de ellos.

El consejo Central judío ha declarado oficialmente su disgusto y alarma ante esta actitud de la policía que allanó un domicilio particular en ausencia de sus ocupantes, rompió la puerta y retiró la bandera de israel. Todas acciones que no solamente estan contra las garantías y derechos de los ciudadanos sino que muestran una subordinación de la fuerza de seguridad a un grupo de presión de violenta. La policía denería haber protegido el edifcio y sin embargo se plegó a la violencia del grupo Milli Gorus que es un grupo ilegal en Turquía y casi ilegal en Alemania.

El Consejo Central Judío de Alemania ha realizado una declaración oficial en la que muestra su «disgusto y alarma» ante la actitud de la policía alemana, que allanó un domicilio particular sin ninguna orden de registro expresa, y sin estar habitado en ese momento, sólo para retirar la bandera de una nación política legal y reconocida en Alemania. Los judíos alemanes consideran que éste hecho conculca las garantías y derechos de los ciudadanos y muestran cómo las supuestas Fuerzas del Orden y la Seguridad se pliegan a un grupo violento y organizado movido por el odio racial y religioso (como los nazis), cuando su deber era proteger el edificio.

Nacionalsocialismo e Islam

La relación y connivencia entre moros y nazis es total, si bien los primeros son un movimiento masivo cada vez más peligroso y los segundos un grupo marginal sin importancia política, pero cuyas ideas, por separado o a veces juntas, se dan en grupos políticos en principio ajenos a ellos, desde el Islam actual hasta la socialdemocracia pasando por grupos antisistema autodenominados «de izquierdas».

Una prueba de ello se puede encontrar en Internet. No ya sólo en numerosos portales antijudíos nacionalsocialistas, sino incluso en páginas web como Radio Islam, página que, bajo la cobertura musulmana, se expanden mensajes antisemitas y nacionalsocialistas. Por no hablar de Metapedia, la wikipedia de la derecha no alineada neofascista a nivel mundial, en la cual las entradas sobre Islam, República de Irán o el Ayatolá Jomeini no dejan de estar llenas de comentarios absolutamente elogiosos.

La entrada en Metapedia sobre Hamas empieza así:

JPG - 74.9 KB
Foto que representa a Hamas en Metapedia
El nacionalsocialismo (derecha no alineada) realmente existente apoya la yijad mundial y el terrorismo moro

«Hamas (en árabe حماس, fervor y acrónimo de Harakat al-Muqáwama al-Islamiya, حركة المقاومة الإسلامية Movimiento de Resistencia Islámico) es una organización patriótica y nacionalista islamista sunní palestina que tiene como objeto la liberación y el establecimiento de un estado islámico en la región histórica de Palestina ocupada violentamente y por medio de un genocidio llevado a cabo por el criminal Estado de Israel. Dicho estado ocuparía lo que actualmente es Israel, Gaza y Ciscordania, con capital en Jerusalén.»

Si ponemos «Hezbollah» (Partido de Dios) encontramos, entre otras cosas, ésto:

«A causa de su lucha heroica contra Israel y de su apoyo ideológico a otras organizaciones como Hamas o Yihad Islámico, es considerado por Estados Unidos y por otros países occidentales aliados a Israel, una organización terrorista. En el Líbano es un partido político reconocido con gran apoyo popular y que incluso ha llegado a formar parte del gobierno.»

JPG - 32.7 KB
Foto de Hezbolá en Metapedia
Desde medios de la izquierda indefinida se dice que Hezbolá no es nazi. Sea, pero el saludo fascista forma parte de su parafernalia, y esta foto vale más que las arengas de cualquier izquierdista socialdemócrata o antisistema

Los nacionalsocialistas realmente existentes ven en el Islam la vía hoy más perfecta para la instauración de la tiranía, el oscurantismo y la depravación que siempre han defendido los defensores del triunfo de la voluntad. Los neonazis apoyan la causa palestina porque quieren, al igual que Hamas, Hezbolá o los Ayatolás, destruir Israel y matar a todos los judíos del mundo. Los neonazis apoyan al Islam debido a su odio a la civilización judeocristiana y su búsqueda de pureza europea. Los gritos de moros en Copenague, Dinamarca, de «Heil Hitler» han de poner alerta a todo antifascista coherente que se precie:

Ayer el corresponsal en Barcelona de El Revolucionario comunicó a quien esto escribe que en su ciudad, durante las manifestaciones «pro-palestinas» —en las que participaron miebros del socialfascista PSOE, de los neofeudalistas de ERC y los ex-comunistas de Izquierda Unida, entre otros: el Tripartito en definitiva—, un individuo sacó una pistola, como si de una concentración en Gaza se tratase. Banderas palestinas ondearon junto a banderas secesionistas catalanas. Dejando a un lado la confusión y la manipulación que los secesionistas catalanes han hecho para con la población palestina residente en Barcelona, a los cuales utilizan de excusa para sus pretextos hispanófobos, no deja de ser preocupante cómo, en España, la autodenominada «izquierda» —la socialdemocracia, sea en su versión progresista o sea en su versión antisistema (existente en webs como Kaos en la Red o Rebelión, entre otras)— se acusa a El Revolucionario de apoyar al PP por nuestro españolismo (paralelo a nuestro patriotismo boliviano, chileno, venezolano, peruano, brasileño, cubano, mozambiqueño y, sí, estadounidense) y ser por tanto «de derecha» por defender a España (como si eso sólo convirtiese a alguien de derecha, mostrando así el analfabetismo funcional y la xenofobia de la socialdemocracia «progre» y antisistema), cuando ellos coinciden al cien por cien en determinados argumentos con partidos que sin duda pueden enmarcarse en cualquier modulación de la derecha: desde la derecha tradicional (el carlismo, del que es heredero el nacionalismo vasco), hasta la derecha socialista (el franquismo y su Guardia Mora), pasando por las derechas no alineadas fraccionarias neofeudalistas (estas sobre todo), e incluso con el nacionalsocialismo realmente existente hoy día (odio a Israel y a los judíos camuflado de «antisionismo», anticapitalismo no materialista, voluntarismo, etnicismo por encima del nacionalismo político, apoyo a fuerzas oscurantistas como el Islam o el secesionismo tibetano, ecologismo —incluído el veganismo—, antiliberalismo, europeísmo —aliado con el Islam y Rusia, o lo que es lo mismo, eurasianismo tan debido a neofascistas rusos como Alexander Duguin y a los nacionalbolcheviques—, apoyo del indigenismo en América, revisionismo histórico —si los neonazis lo aplican al Holocausto judío, la izquierda indefinida española lo hace a la propia historia de España, negándola e incluso buscando su destrucción—, &c.).

Las coincidencias de los antisistema españoles con el neonazismo y otras modulaciones de derecha son mayores que las nuestras con un PP falto de ideología alguna (¿socialdemócrata? ¿demócratacristiano? ¿liberal? ¿conservador?), ya que, además, su constitucionalismo españolista no tiene nada que ver con la defensa patriótica de España que se hace en El Revolucionario, basada en la Historia y no en la jurisprudencia, que es lo que hace el constitucionalismo español actual. Deberían hacérselo mirar esos abanderados de los oprimidos del mundo.

Para acabar, citaremos pasajes tormentosos de la Metapedia neonazi, en su entrada sobre «antisemitismo» que deberían hacer reflexionar a más de uno:

JPG - 10.8 KB
Bandera nazislámica fotografiada en Bélgica
Se sustituye el color rojo —que representa la sangre de la clase obrera alemana— por el verde —color del Islam—, y la esvástica —símbolo asiático de la buena suerte— por el acrónimo en árabe "No hay más dios que Alá y Mahoma es su profeta". ¿Es esto lo que "la izquierda" defiende?

«1. Todos los pueblos del mundo que han convivido con los judíos a través de la historia, y aún hoy, son culpables y psicológicamente enfermos al tiempo que los judíos son sus victimas inocentes, o

2. Existen ciertos patrones de comportamiento propios de cierta cultura, idiosincrasia y tradiciones judías que, tarde o temprano, generan resistencia y rechazo entre las sociedades en las que esas comunidades judías procuran insertarse.

Conclusión:

Si lo primero es correcto, entonces el “antisemitismo” es una enfermedad que afecta a toda la humanidad, salvo los judíos;

Si lo segundo es correcto, entonces el “antisemitismo” surge como reacción ante el comportamiento asocial de ciertos sectores judíos, especialmente sus dirigencias.

[...]

Visto desde esta óptica, se entiende porqué la acusación de “antisemitismo” es utilizada para acallar, censurar y descalificar a quienes pretenden criticar u oponerse a ese conjunto de objetivos e intereses señalados.

Los individuos y las organizaciones que promueven tales intereses y objetivos suelen estar íntimamente ligados a las organizaciones sionistas mundiales – varias de las cuales operan en la República Argentina –, y a potencias extranjeras, notablemente el Estado de Israel y Estados Unidos.»


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando