El Revolucionario

Portada > América > Venezuela > Hugo Chávez decide la unificación política

Importante paso adelante en Venezuela

Hugo Chávez decide la unificación política

Propone fundir en el Partido Socialista Unido de Venezuela los 24 partiditos que conformaban el Movimiento Quinta República MVR

Domingo 17 de diciembre de 2006, por ER. Caracas

Con un partido único en el poder, Venezuela podrá avanzar firme y decidida hacia el socialismo del siglo XXI

El cuerpo electoral venezolano decidió el pasado 3 de diciembre de 2006, por una amplia mayoría del 63 por ciento de los votos emitidos, que Hugo Chávez Frías (1954) continúe como Presidente de todos los venezolanos hasta, por lo menos, el año 2013.

Con el firme respaldo popular recibido en las urnas, el presidente Chávez acaba de anunciar cuáles serán los primeros pasos para replantear el futuro político inmediato de Venezuela, con miras a impulsar su proyecto de socialismo del siglo XXI, un proceso esencial para el presente y el futuro de América y del mundo.

JPG - 15 KB

La noche del viernes 15 de diciembre de 2006, en su intervención durante el acto de reconocimiento al Comando Miranda, celebrado en la Sala Ríos Reyna del Teatro Teresa Carreño de Caracas, el presidente Hugo Chávez despejó una semana llena de rumores anunciando importantes decisiones políticas.

Chávez pidió la renuncia a todos sus ministros, incluso la del vicepresidente José Vicente Rangel, como primer paso para la reestructuración de su gabinete, como punto de partida de su proyecto de Refundación de la República. «A todos los ministros que nos acompañan les he pedido que me dejen en libertad plena para reformular el gabinete para hacer algunos cambios, algunos ajustes que yo considere para mejorar el equipo.»

Paralelamente anuncio la construcción de un modelo socialista endógeno, el inicio del proceso de reforma de la Constitución, y la conformación de un partido único, del Partido Socialista Unido de Venezuela. «El tema más importante es el tema del socialismo, yo los convoco a construir el socialismo desde abajo, un socialismo endógeno, nuestro modelo que de alguna manera hemos comenzado a construirlo. Estamos engendrando la Patria para que más adelante para nuestro modelo socialista. (…) No debemos imaginarnos el socialismo como un estado al que vamos a llegar un día por arte de magia. El socialismo es un proceso de construcción diaria.»

Por lo que hace al partido único, como «instrumento político unitario», aseguró el presidente Chávez que «necesitamos un partido, no una sopa de letras con lo cual estaríamos cayéndonos a mentiras y engañando al Pueblo. (…) Invito al que me quiera acompañar que venga conmigo a este partido (…) los invito a nombre del Pueblo: Dejemos de lado los partidos y creemos el Partido Socialista Unido de Venezuela. (…) Aquellos partidos que estén establecidos y que no quieran, están en total libertad de seguir su camino. No voy a perder tiempo y enfrascarme en un debate que sería insulso. Eso no sirve. (…) Los partidos que quieran manténganse solos. ¡Claro! saldrían del gobierno nacional. Conmigo quiero que gobierne un partido. Por ahí veía a algunos en televisión diciendo, que nuestro partido sacó tantos votos, no se caigan a mentiras, esos votos son del Pueblo.»

El Movimiento Quinta República (MVR), conformado hasta ahora por los 24 partidos políticos que vienen apoyando electoralmente a Hugo Chávez, tiene por tanto sus días contados y pasará a la historia, cumplida la etapa que se inició en 1998. Frente a quienes pudieran entender esta decisión presidencial como un golpe de mano personalista del presidente, el propio Chávez no dudó en asegurar que «el Pueblo votó el pasado 3 de diciembre por Chávez y no por los partidos. Esos votos son de Chávez, esos votos no son de ningún partido, no nos caigamos a mentira, esos votos son del pueblo. (…) Conmigo quiero que gobierne un partido, porque cada día hay más partidos».

«El nuevo Partido Socialista Unido de Venezuela será el partido más democrático, en el se discutirá todo y se elegirá por la base a los verdaderos líderes. (…) Ya basta del dedo, y muchas veces es el dedo mío. He tratado de ser justo cuando se me pide que decida candidaturas internas. (…) Yo he hablado muy en serio cuando digo que vamos hacia una nueva era, una nueva época: el socialismo (…) preparémonos para el arranque de esta nueva era. (…) Les juro que haré todo mi esfuerzo para que volemos con el viento de la patria socialista nueva y bonita.»

El presidente Chávez se dirigió directamente a las bases organizadas para que se integren en el nuevo PSUV, y solicitó a los comandantes de pelotones, batallones y escuadras que «actualicen el registro, hagan el censo de militantes, activistas, simpatizantes y amigos de la circunscripción que le corresponde a cada pelotón, batallón y escuadras». Recordó el presidente venezolano que para las elecciones se logró la activación de once mil batallones, treinta y dos mil ochocientos pelotones y tres millones ochocientas cincuenta mil escuadras en todo el país. «El partido tiene que trascender lo electoral. Los batallones deberemos llamarlos batallones socialistas, pelotones socialistas, escuadras socialistas, se trata de dar la batalla de las ideas, ya no es la batalla electoral. Debemos estudiar y leer mucho, discutir mucho, hacer reuniones.»

Este proceso irá acompañado de un rearme moral, a la hora de construir el nuevo partido único, el Partido Socialista Unido de Venezuela: «aquí no puede haber ladrones, corruptos, irresponsables ni borrachos. El poder moral del pueblo en ese registro que ustedes van a hacer con criterio, ética y respeto».

Desde que se produjo el contundente triunfo electoral de hace dos semanas, se habían venido sucediendo agitados movimientos previos, tentativos y preparatorios ante la decisión que se evaluaba iba a adoptar el presidente Chávez.

Así por ejemplo Kamal Naím, jefe de la bancada del MVR en el Consejo Legislativo del estado Bolívar, propuso horas antes del discurso de Chávez la creación de un partido de ridículo nombre, el Partido Socialista Chavista Venezolano (PACHAVEZ): «Chávez es el padre de una propuesta socialista que no se parece a ninguna de las otras teorías que conocemos. Es un socialismo bolivariano, humanista y cristiano que no tiene comparación con ninguna otra corriente política.»

JPG - 8.9 KB
Vladimir Villegas

Sólo un día antes, el 14 de diciembre, Vladimir Villegas, vicecanciller de la República para Asia, Medio Oriente y Oceanía (ex embajador en Brasil, ex presidente de Venezolana de Televisión, ex embajador en México, de donde fue expulsado por Vicente Fox en noviembre de 2005, por haber apoyado al candidato Marcelo Ebrard, del PRD), en su comentario Los retos del Partido Único de la Revolución escribía lo siguiente: «La unidad orgánica de las fuerzas que respaldan al gobierno bolivariano es uno de los temas que coparán la agenda política del chavismo en los próximos meses y que obligarán a fijar posiciones no sólo con respecto a este tema en sí sino también en cuanto al tipo de organización que deba crearse, su estructura organizativa, su dirección, su plataforma política y su definición ideológica. Es natural que exista reticencia en algunos sectores partidistas y en individualidades con respecto a la iniciativa de aglutinar en un partido único, unificado, o unitario a fuerzas que tienen en común el apoyo al presidente Hugo Chávez y al proceso de cambios. En verdad, no es fácil forjar de un día para otro la unidad. Ese proceso tiene sus trámites, su ritmo, sus etapas y, quiérase o no, podría generar importantes contradicciones entre esa diversidad de fuerzas políticas, liderazgos individuales, colectivos y grupos no partidistas que deberán ceder espacios, siglas y liderazgos para abrir camino a la nueva organización. Pero esas contradicciones tendrían que ser procesadas dentro de un espíritu realmente unitario, caracterizado por la humildad, la capacidad de desprendimiento y la plena disposición de dejar a un lado cualquier tentación de incurrir en sectarismo, prepotencia o discriminación de los factores aliados, independientemente del caudal electoral de cada quien. De lo contrario se pondría en peligro la viabilidad de este intento unitario. Todos los factores que han venido apuntalando el proceso de cambios en Venezuela tienen aportes que dar a este proceso de creación del Partido de la Revolución Bolivariana, Partido Único de la Revolución o como finalmente se denomine a la nueva agrupación. La tradición de lucha de muchos de estos movimientos ha sido lo suficientemente larga e intensa, lo cual es garantía de que sus cuadros y militantes serán valiosos pilares para la creación del nuevo partido. En principio, todos son necesarios, a menos que razones de carácter ético y moral impidan la presencia de determinadas persona en sus filas. En este aspecto es necesario establecer criterios muy precisos, para evitar cacerías de brujas o pases de factura, conductas que deben estar ausentes de un movimiento como el que quiere estructurarse.»

El fin de semana está siendo agitado en las cúpulas de las dos docenas de partidos y partiditos que están llamados a desaparecer, merced a la unificación dictada por el presidente Chávez. Pero por encima de los intereses de las microcúpulas partitocráticas que conformaban el MVR, se abre un prometedor proceso en el que el partido único venezolano, si es capaz de dotarse de ideas verdaderamente revolucionarias, si es capaz de detectar los peligros que encierran tantas ideologías fomentadas por el enemigo, si es capaz de llevar adelante los planes y programas que se definan, influirá de forma determinante en el futuro de nuestra América.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando