El Revolucionario

Portada > América > Colombia > Diez naciones hispanas firman acuerdos de TLC con Estados Unidos

Confirmado esta semana en Nueva York

Diez naciones hispanas firman acuerdos de TLC con Estados Unidos

Juntamente con Canadá

Viernes 26 de septiembre de 2008, por ER. Cali

El todavía presidente de los Estados Unidos de Norteamérica, Jorge Bush II, consiguió este miércoles el apoyo de diez gobierno iberoamericanos más Canadá para la firma de una declaración llamada "Camino a la prosperidad en las Américas", que persigue ahondar en los Tratados de Libre Comercio previamente firmados con estos países. En tiempos de crisis económica, el Imperio pretende volver a su tradicional política económica: proteccionismo interno, liberalismo externo

JPG - 27 KB
Mapa del nuevo "Camino de prosperidad para las Américas"
En azul oscuro, el Imperio; en azul más claro las naciones políticas firmantes

El texto fue acordado en el Consejo de las Américas, organismo no vinculado a la Organización de Naciones Unidas y a su Asamblea, reunida esta semana en la ciudad estadounidense de Nueva York. La declaración presenta líneas convergentes con la ideología liberal tradicional. Los países firmantes reafirman en ella sus «compromisos compartidos con el comercio y la liberalización de inversiones, la inclusión social, el desarrollo, el derecho y la democracia». Se trata, por tanto de conseguir el bienestar social vía libre mercado, empresa complicada en los tiempos de crisis en que nos encontramos. La declaración continúa: «Reconocemos que la estabilidad macroeconómica y la liberalización comercial son herramientas importantes en la lucha contra la pobreza». Estados Unidos aplica aquí, con la venia de las naciones firmantes de los nuevos TLC, continuación de los anteriores, lo que en realidad ha sido su política económica con respecto al resto del continente: proteccionismo interno (algunos hablan directamente de socialismo específico interno, pero sin sinexión alguna con un socialismo genérico, filosófico) y liberalismo externo (las críticas a los nuevos tratados acordados en la declaración no se han hecho esperar: como siempre, se dice que estos tratados benefician a Imperio realmente existente a la par que perjudican al resto de naciones de su «patio trasero». Pero este corresponsal se pregunta: ¿acaso las clases dominantes de estos países no firman estos acuerdos porque les benefician? ¿acaso no lo hacen porque consideran que esto ayuda a la eutaxia del Estado que dominan, y que, a su vez, es condición necesaria para desarrollar los planes y programas de cada uno de estos países?).

Los países firmantes han sido:

Canadá (representada por el embajador del país en Estados Unidos, Michael Wilson); Chile (representado por la presidenta Michelle Bachelet); Colombia (representada por el presidente Álvaro Uribe); Costa Rica (representada por Álvaro Arias); El Salvador (representado por Antonio Saca); Estados Unidos de Norteamérica; Guatemala (representada por el presidente Álvaro Colom); Honduras (representada por Manuel Zelaya); México (representado por el presidente del país, Felipe Calderón); Panamá (representada por Martín Torrijos); Perú (representado por su vicepresidente, Luis Giampietri); y República Dominicana (representada por el presidente Leonel Fernández).

Este acuerdo, como vemos, no presenta ninguna novedad, en el sentido de que todas estas naciones políticas ya tienen tratados de libre comercio firmados con anterioridad con Estados Unidos. La novedad, en todo caso, es que pretende ser el trampolín que permita a Estados Unidos rebasar el territorio americano a la hora de firmar estos tratados. Y es que se defiende crear una basta región de libre comercio América—Asía—Pacífico, además de renovar los acuerdos bilaterales de Estados Unidos con Colombia y Panamá. Sin embargo, muchas naciones iberoamericanas han rechazado firmar nuevos tratados, ya que consideran que estos minan las industrias nacionales en beneficio de Estados Unidos (al igual que pasa en la Unión Europea con respecto a Francia y Alemania, beneficiadas por el Fondo de Cohesión al resto de países de la Unión, pero que va en detrimento de sus industrias nacionales).

Es particularmente agresiva la campaña estadounidense con Colombia, a la que pretende reincorporar totalmente a su política de TLC, hoy estancada debido a las denuncias de violación de derechos humanos en el país, debido al asesinato de varios dirigentes sindicales por parte del Gobierno de Álvaro Uribe. Colombia es la madre del cordero de la dominación política de Estados Unidos sobre todo el continente, y consideran a Uribe su mayor aliado y su socio más leal y vital.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando