El Revolucionario

Portada > América > Chile > 35 años del Golpe de Estado que puso fin al gobierno de Salvador (...)

11 de Septiembre de 1973 – 11 de Septiembre de 2008

35 años del Golpe de Estado que puso fin al gobierno de Salvador Allende

EE.UU no podía permitir un gobierno socialista hispano que marcara el camino al resto de Naciones iberoamericanas

Sábado 13 de septiembre de 2008, por ER. Santiago de Chile

Se han desclasificado las conversaciones entre Nixon y Kissinger en las que se confirma que el Imperio Norteamericano quiso acabar con Allende y su proyecto desde el mismo día en que llegó al poder

JPG - 15.1 KB
Pinochet y Kissinger
Enemigos de Iberoamérica

Desde que Kissinger fuera nombrado Consejero de Seguridad Nacional (1969) hasta que dejó la Casa Blanca en 1977, el mandatario norteamericano grabó todas sus conversaciones telefónicas. Aunque las cintas fueron destruidas, su secretaria las transcribió para que Kissinger pudiera archivarlas en papel y gracias a ello hoy podemos conocer mejor el funcionamiento interno de la maquinaria estatal estadounidense.

Entre lo que se está haciendo público por estas fechas se encuentran las conversaciones entre Nixon y Kissinger por las que se confirma que la CIA ya trabajaba activamente en contra de Salvador Allende, antes —apoyando las candidaturas rivales—, durante —promoviendo el golpe de Estado— y después —con una campaña internacional de descrédito a Allende— de septiembre del 73.

Se cumplen 35 años desde que los facciosos acabaran con el gobierno de Unidad Popular e impusieron al dictador Augusto Pinochet, vendepatrias que permitió que los Chicago boys —tecnócratas con posgrados en la Universidad de Chicago— vendieran las empresas chilenas; disminuyó el gasto público junto a las prestaciones sociales y aumentó el IVA (Impuesto de Valor Agregado [1]).

En la dialéctica de Estados internacional, Pinochet fue un firme aliado del Eje anglosajón posicionándose vilmente en contra de los legítimos derechos de Argentina [2] por las Islas Malvinas y apoyando al Reino Unido en la guerra.

El Partido Socialista al llegar al poder se encargó de mostrar que seguiría la senda de su homólogo español —se llegó a comparar ambos modelos de transición política— enmascarando la continuación del régimen de Pinochet bajo la jerga del cambio y de las discontinuidad. La Constitución chilena sigue siendo la de Pinochet así como el grueso del aparato legislativo —la controvertida Ley Antiterrorista— y las medidas económicas del Partido Socialista apenas se diferencian de las medidas liberales. Por si fuera poco, los socialistas copian las nefastas leyes educativas españolas ideales para sumir a los jóvenes en la desidia: de los 3 millones de jóvenes con derecho a voto, sólo se inscriben para votar el 8%.

El 11 de septiembre sigue siendo una fecha para recordar felonias. Primero, la de los que perpetraron y apoyaron el Golpe de Estado y segundo, la de aquellos que dicen ser los continuadores de Allende pero que encubren con sus discursos grandilocuentes lo que no es más que simple y llanamente, una claudicación.

Notas

[1] El IVA fue un invento económico francés (1954) luego extendido mundialmente gracias a influencia de la Unión Europea.

[2] El posicionamiento frente a las Malvinas iba más allá de ideologías convirtiéndose en una declaración de intenciones respecto a lo que debía ser Iberoamérica. Cuba, a manos de Fidel Castro, ofreció apoyo militar a Argentina


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando