El Revolucionario

Portada > América > Colombia > Operación Emmanuel

El Revolucionario realiza una crónica de la misma

Operación Emmanuel

Crónica de un “intercambio humanitario fracasado”. Cuestiones de guerra y paz

Miércoles 9 de enero de 2008, por ER. Cali

Tras un largo periodo de discusiones en torno a la negociación de un canje o intercambio humanitario entre los retenidos por las FARC y los presos guerrilleros en poder del Estado, a finales del ultimo año y pese a la negativa del gobierno colombiano de querer negociar, las presiones internacionales y el esfuerzo de muchos de los interesados en que el intercambio se llevara a cabo logró abrir una puerta de esperanza para los familiares de los retenidos por las FARC.

Vehículo de transporte de la Operación Emmanuel Las FARC exigieron neutralidad a la mediación internacional que busca impulsar un acuerdo humanitario con el gobierno del presidente Álvaro Uribe para lograr la liberación de 49 rehenes secuestrados, incluida la ex candidata presidencial Ingrid Betancourt, y de 500 milicianos presos.

El 21 de noviembre el presidente Colombiano Álvaro Uribe Vélez había rechazado abruptamente la mediación de Hugo Chávez en la negociación con la guerrilla de las FARC, a pesar de las gestiones que el mismo ya había adelantado al respecto, así como también rechazó las exigencias del grupo insurgente en las que pedía un despeje militar en la zona de Florida y Pradera durante 45 días (una zona montañosa de 780 kilómetros cuadrados, en la que sus delegados se reunirían con los de Uribe a negociar las condiciones del acuerdo humanitario), argumentando que la guerrilla buscaba sacar ventaja militar de una región estratégica para el tráfico de drogas y armas.

El 6 de Diciembre Nicolás Sarkozy se dirigía públicamente al máximo líder de la guerrilla Manuel Marulanda, alias «Tirofíjo» para pedirle “solemnemente” que libere a Ingrid Betancourt, candidata presidencial hasta su retención por la guerrilla en Febrero del 2002 que posee la doble nacionalidad francesa y colombiana, así como a los demás rehenes; esta posición fue apoyada por la comisión europea e igualmente por el primer ministro italiano Romano Prodi. Quizás este empuje del mandatario francés que movilizo a gran parte de la opinión publica internacional haya sido el causante del cambio de opinión en la que Uribe se posicionaba y decidiera así autorizar una "zona de encuentro” de 150 kilómetros cuadrados despejada militarmente, en la cual se sentaría a pactar con la guerrilla y autorizo a su alto comisionado para la paz, Luís Carlos Restrepo para que negociaran cual iba a ser el lugar de encuentro.

El 9 de Diciembre las FARC lanzo un comunicado de siete puntos en el que ratificaba la liberación de tres de sus retenidos: «aceptamos su llamado a liberar a la doctora Clara Rojas, a su pequeño Emmanuel y a la doctora Consuelo González de Perdomo», exigiendo así mismo que estas personas sean entregadas al mandatario venezolano Hugo Chávez o a la persona que él designe y reiterando su postura con respecto a la necesidad de que se despejen los territorios de Florida y Pradera.

Los familiares de Ingrid Betancourt y altas personalidades del gobierno francés reconocieron la trascendencia del papel de Hugo Chávez en la liberación de los retenidos y apoyaron su intervención. Una vez comenzado el proceso de negociaciones y coincidiendo con las festividades navideñas, se definiría el sitio en el cual serian entregados los retenidos, cosa que dependía en ultima instancia de la guerrilla y de las garantías que el gobierno ofreciera para que la operación se realizara con normalidad y para que una vez echa los guerrilleros pudieran abandonar el lugar sin correr riesgos de la existencia de operativos militares en la zona; los días de negociaciones fueron pocos pero intensos en la que todo parecía apuntar al éxito del proceso y en la que el propio Hugo Chávez afirmaba que era probable que los rehenes estuvieran con sus familiares antes de que terminara el año.

Sin embargo a día 30 de Diciembre del pasado año aun las FARC no habían dado indicaciones claras acerca de la liberación, pues el tema de la seguridad estaba retrasando las cosas de tal manera que el propio ex ministro Ramón Rodríguez Chacín, delegado del gobierno venezolano en la operación con la guerrilla, manifestó que el gobierno está de acuerdo en esto y justifico el retraso de la indicación de las coordenadas donde serian liberados diciendo: «Esto se va a hacer en una zona de conflicto donde sabemos que se llevan adelante operaciones militares, y por ese lugar se está desplazando un patrulla (de la guerrilla) que lleva a los retenidos y tiene que tomar todas las medidas de seguridad. No pueden irse comunicando, porque la tecnología actual permite localizar el lugar donde están, tienen que tomar todas las medidas de una zona de combate.»

El lunes 31 de diciembre las FARC anuncia que suspendía de forma indefinida la entrega de los retenidos porque los operativos militares en la zona no habían sido suspendidos; momentos después el presidente Álvaro Uribe decidió lanzar públicamente una hipótesis en la que casi aseguraba que Emmanuel, el niño que las FARC prometieron entregar junto con su madre y la ex congresista Clara Rojas, no estaba en poder de la guerrilla sino en una institución de bienestar familiar ICBF (Instituto Colombiano de Bienestar Familiar), hipótesis que obviamente recibió muchas criticas y fue cuestionada por el mandatario Venezolano que preguntó por qué no se había hecho pública con anterioridad y por qué no se pidieron con tiempo las pruebas de ADN que solicitó Colombia para verificar si el niño que tiene el ICBF es el mismo que nació en cautiverio. Dentro del gobierno colombiano se temía también que la guerrilla cancelara la operación y culpara a la administración de Uribe de no sacar adelante la liberación, cosa que molestaba bastante al gobierno pues en los medios de comunicación internacionales ya se empezaba a manejar el rumor de que el retraso de la entrega era por faltas de garantías por parte del gobierno.

En todo caso la operación de liberación de los secuestrados, el niño Emmanuel de tres años y medio y nacido en cautiverio junto con su madre y la ex congresista Clara Rojas, fue un fracaso en el que se movilizo gran parte de la opinión pública internacional y se alimento una esperanza para los familiares de los secuestrados que veían el reencuentro cada vez mas cerca. Hasta ese momento de confusión las versiones que se manejaban estaban entre la del gobierno de Uribe que argumentó que la guerrilla mentía y que no tenia a Emmanuel y que además se encontraba en una casa de acogida y por otro lado está la hipótesis de la guerrilla que dice que la operación fue cancelada por falta de garantías de seguridad en la zona.

Lo único que quedaba en ese momento era esperar las pruebas de ADN que se harían del niño y de la abuela materna para cotejarlas y comprobar si el niño que afirman ser Emmanuel, el hijo de la doctora Clara Rojas, en verdad lo es. Sin embargo la guerrilla manifiesta de antemano un posible resultado positivo en las pruebas de ADN diciendo que «la mano de Estados Unidos estará detrás de todo eso y que de cualquier manera ese niño será Emmnuel aunque no lo sea, habrá en consecuencia dos Emmanuel. Sólo su madre sabrá cuál es el verdadero, el de ella.»


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando