El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Veinte penas capitales ejecutadas en Irán

Los reos eran homosexuales, adúlteros y violadores

Veinte penas capitales ejecutadas en Irán

La homofobia islamita no es criticada por la viscosa socialdemocracia europea

Sábado 14 de julio de 2007, por ER. Teherán

El portavoz del Poder Judicial de Irán, Ali Reza Yamshidi, ha confirmado que veinte personas han sido condenadas a la pena capital por los delitos de violación, adulterio y homosexualidad. La mayoría de los «delincuentes» fueron arrestados durante una operación policial que se desarrolla desde mayo en Teherán y otras ciudades del país

Los «delincuentes» fueron encontrados culpables por el tribunal correspondiente en algún momento indeterminado entre mayo, cuando fueron detenidos junto a varios centenares de personas, hasta la fecha presente. Así deben presentarse los hechos, puesto que no se sabe cuándo fueron dictadas las sentencias ni cuando se ejecutarán. En Qazvin, al oeste de Teherán, un iraní ha sido condenado a lapidación, destino que también espera a una mujer iraní por adulterio.

Yamshidi dijo que «aquellos que han violado a navamis (mujeres), han cometido actos malvados, como lavat (homosexualidad) o zena (relaciones extramatrimoniales), fueron juzgados y sentenciados a la pena capital». Los condenados serán ejecutados «próximamente».

Irán sigue aplicando así su plan en Teherán y otras localidades para «limpiar esas ciudades de los criminales y los malvados», incluyendo la deportación de decenas de miles de extranjeros, en su mayoría afganos, según declaraciones del portavoz.

JPG - 13 KB
Ayatolá Jamenei
El juez supremo de Irán castiga a homosexuales y adúlteros con el Corán en la mano

La viscosa socialdemocracia europea, tan irritable ante la supuesta homofobia de países de su entorno, no ha alzado su voz ante este flagrante caso de discriminación. Del trato a la mujer en el Islam y en particular en Irán, mejor no comentar nada.

Silenciar a la prensa

Afanados en mantener la unidad e intemporalidad de la doctrina ofrendada por Alá desde lo más alto (Jomeini dixit), los ayatolás han denunciado un ficticio y fabuloso «golpe de Estado servil» en la prensa que busca derribar del poder al régimen islámico, según afirma el leal servidor del chiismo, Mahmud Ahmadinejad.

Por ello, se ha suspendido la licencia a un diario reformista, Mosharekat, así como al diario moderado Ham Miham, suspendidos ambos ya en el año 2000. El Ministro de Cultura, Safar Harandi, ha confirmado la medida, justificándola porque «alguien actúa con el objetivo de hacer caer» al régimen aunque «no se fomente un golpe en los cuarteles».

Un responsable de la oficina de la presidencia, Mohamad Jafar Behdad, también atacó a la prensa afirmando que «las mentiras y las maledicencias no quedarán sin respuesta», acusando a los periódicos sancionados de «propaganda negra y no higiénica» y de sostener «conspiraciones diarias contra los programas y la acción del Gobierno», aparte de proferir «insultos directos contra el Presidente».

Incluso la prensa afín al gobierno se ha paralizado, en una constatación del carácter medieval del régimen chiita. La agencia estatal IRNA vio la dimisión de su director general, Masud Heydari, y con ella su paralización en la práctica. Según el asesor de prensa del presidente Ahmadinejad, Mohamad Ali Javanfekr, «algunos periódicos no tienen la madurez necesaria», acusación que podríamos extender al propio régimen de los ayatolás, dado el secretismo y oscurantismo en que se mueve.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando