El Revolucionario

Portada > América > Chile > Chile se plantea la opción de la energía nuclear

Ante la inseguridad en el suministro de gas natural

Chile se plantea la opción de la energía nuclear

Esta misma semana podría cortarse el suministro gasístico desde Argentina por culpa de una huelga

Miércoles 28 de febrero de 2007, por ER. Valparaíso

El gobierno chileno se plantea el desarrollo de la energía nuclear para limitar su gran dependencia energética de otros países, a pesar de las promesas en contra realizadas por la presidenta Bachelet para contentar a los ecologistas radicales

El Gobierno chileno abrirá una licitación internacional para estudiar la construcción de una planta de energía nuclear dentro de los próximos 10 años. La decisión había sido adelantada en septiembre pasado por el ejecutivo de la presidenta Michelle Bachelet como una alternativa para cubrir las crecientes necesidades energéticas. El debate en torno a la energía nuclear se ha encendido en los últimos días ante los cada vez más frecuentes y drásticos recortes del gas que Chile importa desde Argentina, parte del cual se dedica a la generación de electricidad.

Carlos Maldonado, ministro portavoz, descartó que la iniciativa se concrete durante la legislatura actual: «Lo que va a hacer el gobierno es desarrollar los estudios necesarios para que el día que se tenga que tomar una decisión, se cuente con los antecedentes técnicos necesarios y suficientes», precisó al respecto. Mientras tanto la presidenta Michelle Bachelet se debate entre las promesas electorales dirigidas a los ecologistas y la realidad política de que Chile es uno de los estados más dependientes de otros países para su suministro energético.

Tras los recientes problemas con el suministro son cada vez más los políticos que se han sumado a la polémica con argumentos que van desde la necesidad de liberarse de esta dependencia hasta quienes denuncian la existencia de un "lobby nuclear francés" con interés en hacerse con los principales contratos para la construcción de centrales nucleares. Sara Larraín, del Programa Chile Sustentable, Manuel Baquedano, del Instituto de Ecología Política, y Rodrigo Herrera, de Greenpeace en Chile, coincidieron en señalar presiones en ese sentido sobre la mandataria chilena. Para ellos, sería "nefasto" que Chile adopte esta tecnología, pero al mismo tiempo confían en que la presidenta Bachelet cumpla el acuerdo que adquirió con ellos en la campaña de 2005, motivo por el que ésta intenta retrasar una posible decisión para próximas legislaturas.

Antonio Leal, Presidente de la Cámara de Diputados y miembro de la Comisión de Energía y Minería, recordó que hace unos meses se realizó un seminario en la Cámara sobre la energía renovable, en el cual participaron empresarios y especialistas en dicha materia. Leal afirmó que, si Chile crece al ritmo actual, necesitará anualmente 500 MW y, por ende, 5 mil MW en los próximos años. El citado mandatario también se refirió a la dependencia energética del país: «El gas Argentino barato se acabará y, por razones geopolíticas y de seguridad, la autonomía de la matriz chilena no será fácil de establecer, tampoco usando el gas boliviano», teniendo en cuenta la disputa con Bolivia, que pretende usar su gas para presionar al gobierno chileno en la búsqueda de una salida al océano Pacífico.

Y como la realidad es tozuda, esta misma semana se ha vuelto a poner de manifiesto que la normal entrega de gas natural hacia Chile se encuentra amenazada por una huelga, en busca de mejoras salariales, iniciada por los trabajadores argentinos de las plantas de distribución trasandinas ubicadas en Tierra del Fuego. El Sindicato del Petróleo y Gas Privado de Argentina ha decidido este mismo lunes paralizar la totalidad de la producción de ambos combustibles en los yacimientos de Tierra del Fuego, tras el fracaso en las negociaciones entre los trabajadores y las empresas operadoras de la región.

No parece haber alternativas energéticas a medio y largo plazo

Por otra parte, el investigador argentino de la Universidad de Buenos Aires y experto en temas energéticos, Ricardo De Dicco, señaló el pasado 15 de febrero que los envíos de gas trasandino son mayores de los que se reconocen oficialmente en Chile y en Argentina. El experto argentino es categórico al afirmar que los envíos del hidrocarburo al país vecino son mayores de los que se cuentan en los informes oficiales: «Cuando se llevaron acabo los acuerdos bilaterales en el año 1995, las exportaciones comenzaron en el 1997, desde esa fecha se han construido 10 gasoductos de exportación hacia Chile, cinco de ellos tienen como destino la planta de metanol en Tierra del Fuego (...) esto no va a parar después al aparato productivo chileno, lo consume la planta y luego lo exporta a Corea del Sur o Estados Unidos», explicó. «Una de las empresas que opera en nuestro país es Sipetrol que es filial de la estatal chilena ENAP (...) pero hay un problema con Sipetrol, cuando opera en Argentina extrae gas natural, lo exporta a Chile y no lo fiscaliza, estamos hablando de ’exportaciones en negro’, y lo mismo hace con la gasolina nacional y con el crudo que extrae de Argentina», expresó. «Cuando tiene que presentar sus declaraciones juradas en la Secretaría de Energía de Argentina, Sipetrol está apenas declarando un 20 ó 25 por ciento de lo que extrae, el resto va a parar a la planta de metanol (de Tierra del Fuego) gratuitamente y sin fiscalizar, eso es lo que sucede con otras empresas también», agregó. Aseguró que «lamentablemente lo saben los organismos pertinentes de ambos lados de las fronteras. Es una practica que se viene desarrollando desde el año 97». En cuanto a un parámetro de lo que se exporta extraoficialmente, el experto señaló que es cerca de un 40 por ciento. «Argentina está exportando entre 6.000 y 7.000 millones de metros cúbicos de gas natural por año, el 95 por ciento de eso tiene como destino Chile, de ese total, hay cerca de un 40 por ciento que el aparto productivo chileno no ve, llega directo a estas plantas de metanol», aseguró.

De Dicco, asesor además de organismos internacionales como la ONU, explicó que Chile no debió basarse en el gas natural argentino en su planificación energética. «Cuando Chile realizó una panificación energética a comienzos de los noventa, (que era corto placista) se volvió a una matriz energética donde el gas natural iba a tener un participación muy importante en el balance energético chileno proveniente de un país que tiene poco gas (...) Argentina nunca ha tenido reservas importantes de gas natural», afirmó.

Además manifestó que La Moneda no cuenta con un plan energético ni medidas de contingencia reales, en contra de lo que dijo a principios de febrero la ministra de Minería y Eenergía, Karen Poniachik. «Chile habla de planes de contingencia. Chile no tiene una planificación energética, no sé de qué planes de contingencia está hablando Poniachik, porque si las opciones ante imprevistos son la importación de derivados del petróleo que son carísimos eso muestra claramente que no hay una planificación energética a largo plazo en Chile», afirmó. «El problema de Chile no es ahora, el problema es haber llevado a cabo esos acuerdos que firmaron Eduardo Frei y Carlos Menem, en los noventa, donde la integración energética entre ambos países iba a ser en base al gas natural argentino, eso fue un grave error», afirmó. «Chile se tendría que haber volcado hacia la energía nuclear, que es una energía limpia y que en Argentina sí está muy desarrollada y tampoco tenemos problemas con el abastecimiento de uranio en ese sentido», sugirió.

En referencia a la teoría de "gas por mar" con Bolivia, el investigador explicó que no es una solución a largo plazo. «Yo creo que les puede salvar principalmente para lo que es la industria minera y los usuarios residenciales por un lapso de 10 años, Bolivia tiene sólo un poco más de gas del que tiene Argentina», concluyó De Dicco.

No parece que Chile tenga alternativas fiables a la energía nuclear. Cuanto más tarde en construir centrales nucleares más se expone a los peligros de suministros energéticos limitados y dependientes de soberanías ajenas cuyos intereses no tienen por qué coincidir con los propios.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando