El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > El derecho a decidir

Sólo se le reconoce a un inexistente «Euskadi»

El derecho a decidir

El PSOE queda al descubierto al pedir Ibarreche lo mismo que le ofreció a ETA

Lunes 12 de mayo de 2008, por Grupo Promacos

Con su intervención en la «fiesta de la rosa» que cada año vienen celebrando los representantes del Partido Socialista en las provincias vascongadas, el presidente Zapatero trasmitía ayer un mensaje muy particular al lehendakari Juan José Ibarreche, anunciando Alicia su intención de «recibir» y «escuchar» al líder separatista al tiempo que ofrecía, una vez más, «autogobierno y más autogobierno» al País Vasco, además de «respeto por su lengua y por su identidad».

No sabemos exactamente –-o lo sabemos demasiado bien— a qué «lengua» (siendo por ejemplo, la lengua española, que el gobierno de Ibarreche se empeña, ridículamente, en eliminar de las vascongadas la única que precisamente es común a todos los vascos) y a qué «identidad» pudiera referirse el presidente del gobierno con su discurso en Baracaldo, aunque lo que desde luego nos parece extraordinariamente curioso es que efectivamente juzgue el Sr. Rodríguez Zapatero que el «problema vasco» —es decir, el problema suscitado por la estrategia abiertamente secesionista del PNV— requiera justamente de «más autogobierno» en lugar, por ejemplo, de revocar el existente haciendo para ello uso de los recursos de los que la Constitución de 1978 dispone al efecto.

Sin embargo, consideramos que puede presentar algún interés detenerse un momento sobre los contenidos de lo que ZP va a «escuchar» sin duda que con el mayor de los respetos cuando el próximo día 20 de mayo reciba en la Moncloa la visita de este personaje: según la carta abierta dirigida por el propio Ibarreche al «Presidente de España» ( pues bajo este rótulo se refirió Ibarreche —suponemos que en su calidad de «Presidente de Euzkadi»— a su «homólogo» José Luis Rodríguez en una entrevista a la Euskal Telebista el pasado miércoles), las líneas de fondo de la oferta que el propio Lehendakari pretende cursar a Alicia en su cita madrileña (a saber: bilateralidad, reconocimiento de la «identidad nacional» del Pueblo Vasco, incorporación de Navarra a Euskal Herria, reconocimiento del «derecho a decidir», &c.) se sustancian, precisamente, en la oferta que el propio gobierno del PSOE habría a su vez sometido a la consideración de la ETA durante sus reuniones con Batasuna en el «Santuario de Loyola» durante el «proceso», unas reuniones por cierto en las que también estaban presentes al parecer diversos representantes del Partido Nacionalista Vasco, &c.

JPG - 67.2 KB
Zapatero ante la bandera eusquérica
Nuestro Presidente nos coloca ante una sombría situación de secesión y disolución de España

Y en estas condiciones, claro está, no parece entenderse que digamos excesivamente bien las razones por las que el PSOE habría de rechazar ahora conceder a los «demócratas» lo que, antes, estuvo dispuesto a ofrecer a los «violentos». Con su desparpajo habitual, Jesús Eguiguren (según todos los indicios: uno de aquellos nobles negociadores que se «acogieron a sagrado» en Loyola), habría puesto la venda antes de la herida, declarando que tal oferta habría perdido todo su sentido al decidir la ETA volver a las armas, pero, ¿no es esto tanto como una suerte de reconocimiento, por parte del mismo PSOE, de que el consabido «diálogo resolutivo» incluía de hecho una «negociación política» cuyos contenidos, en cambio, no convendría ahora mantener?

Y el gesto de Pachi López al acusar al gobierno de Ibarreche de una supuesta «deslealtad» por haber sacado a relucir los acuerdos «jesuíticos» de Alicia , ¿no estaría delatando el cinismo propio de los trileros que pretenden mantener sus maniobras fuera de escena? ¿Considera el PSOE que tiene algo de lo que avergonzarse para afear a sus socios parlamentarios su actitud «obscena» respecto de la situación de diálogo que pudo desempeñarse en Loyola?

Desde el Grupo Promacos lo que ciertamente nos parece una vergüenza es el mero hecho de que el Gobierno de España haya llegado alguna vez al extremo de avenirse a discutir con ETA sobre algo que desde luego no es suyo, a saber: el «derecho a decidir», o lo que es lo mismo, la soberanía de la Nación española sobre las provincias vascongadas.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando