El Revolucionario

Portada > España > El partido popular se apunta al neofeudalismo

Tras el decimosexto congreso del Partido

El partido popular se apunta al neofeudalismo

Según el PP, defender la nación es cosa de derechas y ellos son "de centro"

Miércoles 20 de agosto de 2008, por ER. Madrid

En medio de este descuartizamiento de España aparece el Partido Popular afirmando estar dispuesto a negociar con los partidos secesionistas apoyos para formar gobiernos autonómicos. El más reciente llamamiento lo han hecho los populares gallegos. Quieren pactar con el secesionista BNG el futuro gobierno de Galicia

Una de las paradojas más irritantes de la ideología, al parecer mayoritariamente implantada en los ciudadanos españoles, es la de hacer pasar como «seña de identidad» de la «izquierda» española su antiespañolismo. Apenas UPyD de Rosa Díez y Unificación Comunista de España –desde posiciones distantes en casi todo lo demás- han manifestado públicamente su discrepancia con semejante «seña». Evidencias como la italiana –-en donde los partidos secesionistas son lo más cercano a la derecha más negra— no parecen ser suficientes como para hacer desistir de su estúpida ideología a los «progresistas españoles».

La consecuencia de dar por supuesto el principio de que atacar a la Nación y ultrajar sus símbolos es un rasgo de «izquierdas» (y dado el formato posicional de la relación izquierda/derecha) convierte en rasgo «de derechas» a la posición contraria; la de defender la Nación Española y respetar sus símbolos.

No es la primera vez que desde el Revolucionario se ha denunciado el carácter particularista y oscurantista de las ideologías favorables al descuartizamiento de la Nación política española en 17 feudos. Por mucho que se cite a la solidaridad entre regiones: cuando se apela a este concepto se está dando por sentado que son las partes ya diferenciadas de España quienes tienen en su poder la soberanía y por ello, soberanamente, deciden cuánto están dispuestos a ceder «por solidaridad» a otras soberanías menos afortunadas económicamente. Como el que destina el 0,7 del PIB a proyectos de cooperación con el Tercer Mundo.

En el asombroso espectáculo de la financiación autonómica, tras publicarse las balanzas fiscales de las aun llamadas «comunidades autónomas», las más pobres y «deficitarias» pugnan por que se les asignen los recursos devengados por el Estado a través de Hacienda, en función de su territorio, de su insularidad -–cuando es el caso— de su población, al tiempo que piden la publicación de las balanzas comerciales entre CC.AA. Inmediatamente, Cataluña protesta por tener que mantener a los extremeños. Y otros hacen cuentas a ver cómo les sale la cosa.

JPG - 6 KB
Propaganda del BNG
La "niña de Rajoy", resultó ser neofeudalista gallega

Y en medio de este descuartizamiento de España aparece el Partido Popular afirmando estar dispuesto a negociar con los partidos secesionistas apoyos para formar gobiernos autonómicos. El más reciente llamamiento lo han hecho los populares gallegos. Quieren pactar con el secesionista BNG el futuro gobierno de Galicia. Otros ejercicios semejantes aparecen en Cataluña, con su lideresa, Camacho, negándose a firmar el Manifiesto por la lengua común o en las Vascongadas, con la defenestración de San Gil y la imposición de una línea proclive a entenderse con el «nacionalismo moderado».

Aunque el germen ha estado en el PP desde siempre, es ahora cuando se hace más visible y más fuerte. Si defender a la Nación es ser «de derechas», entonces, el PP para «centrarse» debe defenderla menos o nada y camuflarse en el paisaje a la espera de que la recesión económica les de el éxito electoral. Negros nubarrones apuntan para la Nación si el sector del PP contrario a esta deriva no es capaz de dar en la mesa con el zapato.

Quien le iba a decir a los teóricos de la «izquierda» que la autodeterminación por secesión de las regiones más ricas (eso sí: conservando la caridad debida con las pobres, que no se diga) es un proyecto «de izquierdas». Vaya si hay crisis.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando