El Revolucionario

Portada > España > Arrancó en España la campaña electoral

El pasado viernes

Arrancó en España la campaña electoral

El próximo 9 de Marzo tendrán lugar las elecciones generales

Miércoles 27 de febrero de 2008, por ER. Madrid

Aunque en España no se elige directamente al ejecutivo y concurren muchos partidos políticos, sólo dos, PP y PSOE aspiran a gobernar. Por esto, la campaña tiene como puntos álgidos los debates entre Mariano Rajoy, presidente del Partido Popular y José Luís Rodríguez, del PSOE. Este lunes tuvo lugar el primero de ellos, emitido por la totalidad de las cadenas generalistas, y el próximo lunes se celebrará el segundo, no sin protestas de los partidos minoritarios que pretenden conseguir un resultado que les otorgue la llave de la gobernabilidad, dada la situación de empate entre PP y PSOE que indican los sondeos previos

JPG - 46.6 KB

Como es ya norma, los partidos políticos lanzan eslóganes propagandísticos perfectamente intercambiables y se ajustan al guión preestablecido por sus asesores: «Motivos para creer», dicen los socialdemócratas; «Con la cabeza y el corazón», los populares. En esencia, y dado que ambos partidos cuentan con millones de fieles que no cambiarían su voto así cayeran bombas, la campaña tiene tres objetivos: movilizar a los propios, desmovilizar a los contrarios y captar a los indecisos. Una campaña, en suma, diseñada para recabar el voto de quienes cambian de opinión cuando las bombas caen de verdad, como sucediera en la pasada campaña electoral.

El PSOE parte con ventaja: la tradición dice que nadie perdió unas elecciones generales con tan sólo cuatro años en el poder y las encuestas parecen señalar un suelo de un 40 por ciento de votos para Rodríguez y sus secuaces. Parece, no obstante, claro que no habrá mayoría absoluta de ninguno. De este modo, los partidos secesionistas –que ya se han reunido para fijar una estrategia conjunta- tendrán nuevamente la posibilidad de dirigir la política española hacia donde les conviene. Rodríguez Zapatero ha manifestado que, dado que jamás pactará nada con el PP, estará encantado de reeditar gobierno con los separatistas en lo que podría ser la estocada final a la Nación. Catalanes y vascos lograrían, por la vía de los hechos consumados, la secesión pacífica de España, con su apoyo al PSOE y con el PP –que representa a la mitad de los españoles- aislado y arrinconado sin posibilidad de pactos con nadie. Porque parece que el PP no pactará con partidos secesionistas aunque logre una mayoría suficiente el día 9. Las tesis de un gran pacto de estado entre los dos grandes partidos ha sido asumida por Rajoy. Pero no por Rodríguez Zapatero.

La irrupción de pequeños partidos como UPD y Ciudadanos, defensores de la unidad de España desde posiciones de izquierda «transversales» (según dicen ellos mismos) podría resultar beneficiosa para el PP, en la medida en que restaría votos a su rival. Pero también es posible que estas formaciones reciban votos de individuos que, en su ausencia, votarían al PP.

Así las cosas, el resultado de estas elecciones pende de un hilo, de un escaso 5 por ciento del censo que podría inclinar la balanza en un lado u otro. Mal asunto para un país que se encuentra ante una disyunción crucial que convierte a estas elecciones en poco menos que un plebiscito acerca de la existencia de la Nación Española.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando