El Revolucionario

Portada > América > Ecuador > La polémica creación de la provincia 23 vuelve a mostrar la división política (...)

Las reformas territoriales enfrentan a los partidos conservadores con los que apoyan a Correa

La polémica creación de la provincia 23 vuelve a mostrar la división política de Ecuador

El mantra de la descentralización eleva su tono

Martes 12 de junio de 2007, por ER. Quito

Los grupos conservadores, mayoría en el Congreso, se oponen a la ofensiva de los que apoyan a Correa. Bajo la iniciativa de creación de otras provincias, se vislumbran maniobras indigenistas

La actualidad política de Ecuador no permite un momento de respiro. A las constantes noticias que la nueva constitución genera, hemos de añadir otros muchos asuntos como el que hoy nos ocupa. Tema del que ya tratamos anteriormente: la creación de la provincia número 23, correspondiente a Santa Elena, territorio que se segregaría de la provincia de Guayas.

Ante esta disyuntiva, los grupos políticos que se sientan en el Congreso, han vuelto a mostrar sus diferencias, condicionadas, eso sí, por el cálculo electoral que va unido a sus decisiones. Por lo que respecta a los partidos conservadores, éstos han manifestado su oposición a la división de Guayas, mientras que los que apoyan a Correa, en minoría en el hemiciclo, son proclives a la nueva provincia.

Por su parte, el presidente, Rafael Correa, en cuyo programa electoral no contaba con estas transformaciones territoriales, se ha apresurado a hacer suyas las protestas ciudadanas que recientemente se han hecho notar en las calles. Textualmente, ha manifestado lo siguiente: Aquí está la verdadera asamblea popular y no la de los pelucones, en clara referencia a los mandatarios que desde Guayaquil se oponen a dicha medida. A estas declaraciones se han sumado todos sus socios, con los indigenistas de Pachakutik, el Bloque Dignidad Nacional y la Izquierda Democrática a la cabeza, que invocan la descentralización como si de un mantra se tratase.

La pugna en el Congreso, parece asegurada, pues se necesita una mayoría simple - 26 votos de un total de 51- para tomar tal decisión. Sin embargo, Correa, que ya ha demostrado su habilidad para capitalizar los movimientos extraparlamentarios, está dispuesto a plantear una dura pugna con los diputados a los que no cesa de descalificar.

La cuestión provincial, empero, no desaparecerá una vez resuelto el asunto de Guayas, pues a los deseos de creación de la provincia 23, se suman otras iniciativas paralelas. Se trata de una hipotética provincia 24, que sería la conformada por Santo Domingo de los Colorados, e incluso una 25, radicada en Milagro. Por lo que respecta a la primera de ellas, Ramsses Torres, de Pachakutik, se ha mostrado a favor, postura que el propio nombre de la provincia ya anuncia, pues no olvidemos que los colorados es un modo de denominar a los indios.

Por todo ello, desde estas líneas, nos reafirmamos en las posiciones anteriormente defendidas. Ante la posibilidad de que la provincialización haga propicias transformaciones que repercutan en una mejor atención a los ciudadanos, El Revolucionario nada tiene que objetar; el problema, creemos, surgiría cuando estas decisiones acarreen una fractura que atienda a criterios indigenistas o cualquier otra índole que propicie la discriminación entre ciudadanos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando