El Revolucionario

Portada > América > Ecuador > La clase obrera ecuatoriana toma las calles en la festividad del Día del (...)

Diferentes colectivos reclaman reformas y se encomiendan a la reforma constitucional

La clase obrera ecuatoriana toma las calles en la festividad del Día del Trabajo

Los manifestantes identifican al neoliberalismo como fuente de todos los males mientras portan ataúdes y ratas que simbolizan a los diputados destituidos por el TSE

Miércoles 2 de mayo de 2007, por ER. Quito

Las principales medidas que exigía la caminata, eran el rechazo a la tercerización laboral, la privatización de empresas, el contrato por horas y la intermediación laboral. Estos problemas más o menos precisos, eran efectos de lo que, al parecer, sería la fuente de todos los males: el neoliberalismo

Decenas de miles de ecuatorianos se echaron a la calle al grito de “Viva el Primero de Mayo”, para exigir medidas a favor de la clase obrera. La multitudinaria manifestación sirvió, una vez más, para mostrar el apoyo que tiene Correa en su propósito de instalar una nueva Asamblea Constituyente. Las principales medidas que exigía la caminata, eran el rechazo a la tercerización laboral, la privatización de empresas, el contrato por horas y la intermediación laboral. Estos problemas más o menos precisos, eran efectos de lo que, al parecer, sería la fuente de todos los males: el neoliberalismo, si bien, este concepto, al que se alude constantemente, no parece tener unos perfiles claros y definidos. Todos estos problemas, que ya hemos abordado anteriormente desde esta corresponsalía, encontrarían solución, al parecer, con la reforma constitucional en la que estos colectivos depositan toda su fe.

Y decimos colectivos porque, una vez más, la clase obrera se encuentra dividida en partes que se hicieron visibles en la marcha y cuyos intereses podrían entrar en conflicto en el momento en que la categoría obrero quede subsumida en otras como, por ejemplo, indígena, o cuando su carácter universal, quede troceado por las fronteras nacionales. Así, entre la multitud, podían distinguirse no sólo a representantes del Gobierno, sino también de los pueblos afroamericanos, del sector petrolífero, del sanitario, & c.

Lo más esperado de la jornada de protesta, eran las palabras de Correa, que en absoluto decepcionaron al personal. El Presidente, jaleado durante la marcha, se dirigió a los manifestantes en los siguientes términos: “Este primero de mayo tiene un significado especial, porque representa el cambio de época que viven Ecuador y América Latina” “Esto es el socialismo del siglo XXI, la reivindicación de la supremacía del trabajo sobre el capital”. “El Gobierno está junto a los trabajadores”, agregó al anunciar que no tolerará más la explotación laboral, para finalizar diciendo que “la tercerización es una explotación a los trabajadores”. Finalizamos nuestra crónica, añadiendo que durante la manifestación pudieron verse ataúdes negros con los nombres de los legisladores destituidos por el TSE mientras sobre el asfalto se arrastraban ratas.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando