El Revolucionario

Portada > España > La guardia civil golpea a ETA

Incautados 170 kilos de material para explosivos

La guardia civil golpea a ETA

El portavoz del gobierno se atribuye el éxito de la operación

Lunes 2 de abril de 2007, por ER. Madrid

Mientras el gobierno, a través de su fiscalía, permitía a Batasuna-ETA organizar un mitin en donde los terroristas insisten en pedir la secesión, la guardia civil asesta un duro golpe a las intenciones de atentar de los terroristas.

JPG - 9.8 KB

Resulta obvio que la banda terrorista ETA ha aprovechado la debilidad del gobierno de Zapatero para rearmarse.

Tras la operación de la guardia civil en Navarra, Álava y Guipúzcoa ha quedado al descubierto la estrategia de la banda terrorista y nuevamente en entredicho las últimas decisiones del gobierno de España tendentes a ofrecer una solución política a lo que llaman "el conflicto vasco", mediante el ofrecimiento de integrarse en las instituciones a Batasuna-ETA.

La operación ha producido varios arrestos:

José Ángel Lerín, natural de Pamplona, que ya había sido detenido en el pasado por actos de terrorismo callejero en 1996 y 2001 y se encontraba huido desde 2005.

También fueron detenidos otros seis miembros de la banda: Juan Carlos Herrador Pousa, Endica Zincunegi Zubizarreta, Iñigo Orúe, Arcaitz Argote, Itziar Aguirre y Lorea Irigoyen.

A última hora del domingo han sido detenidos tres individuos más en Pamplona. Al parecer tenían en su poder recortes de prensa de políticos del PSOE y el PP contra los que, probablemente, pretendían atentar. La asociación de escoltas ha solicitado informaciones precisas al Ministerio del Interior.

Antes de estas últimas detenciones, el portavoz del gobierno, el excomunista López Garrido, se ha apresurado a colgarse las medallas de esta operación. Al mismo tiempo, los de Batasuna-ETA celebraban un mitin en donde volvían a exigir lo mismo de siempre: territorialidad y autodeterminación.

La estrategia del gobierno parte de la separación entre ETA y Batasuna, pretendiendo que ésta última «renuncie a la violencia» en aras de su normalización política.

Pero es improbable que Batasuna pueda existir sin ETA o al margen del terrorismo. La conversión de Batasuna en una Izquierda separatista vasca (a lo Esquerra Republicana de Cataluña, coaligada con el PSOE) parece complicado. Batasuna no ha condenado jamás un sólo crimen de la ETA y el sector más proclive a abandonar la lucha armada, al margen de su número, no podrá evitar que otros sigan jaleando a los terroristas. Otras escisiones en ETA se produjeron en su día sin que esto mermase la capacidad operativa del terrorismo separatista.

De lograrlo, el PSOE podría reeditar el tripartito catalán en versión vasca, con la aquiescencia de EB (Izquierda Unida en el País Vasco). Pero las heridas son muy recientes y el Partido Nacionalista Vasco ya recoge los votos de los «nacionalistas no violentos».

Las cosas pintan mal para los españoles. Hasta el PP, por boca de Esperanza Aguirre, ha hecho un guiño a lo que llaman «nacionalismo moderado» con vistas a reeditar pactos de gobierno que, en otras épocas, permitieron gobernar a Aznar.

Con este patio tan revuelto habrá que esperar a las elecciones municipales a ver si se aclara el panorama o se enturbia aun más.

También habrá que estar atentos al informe de los peritos sobre el explosivo utilizado el 11M. Al parecer, una de las muestras indica que es tytadine con la misma composición química que el incautado a los etarras en una furgoneta, con destino a Madrid, en Cañaveras, antes de los atentados.

En cualquier caso, parece muy lejano el día en que los dos partidos nacionales puedan aparcar sus diferencias y hacer frente juntos al separatismo. Mientras unos y otros dependan del voto de partidos secesionistas para gobernar la cosa pintará mal para la Nación Española.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando