El Revolucionario

Portada > América > México > 34 denuncias contra Andrés Manuel López Obrador en espera de su activación (...)

Tras los importantes acontecimientos acaecidos en San Lázaro

34 denuncias contra Andrés Manuel López Obrador en espera de su activación política

Se hace pública la existencia de un cúmulo de averiguaciones previas contra López Obrador

Jueves 21 de diciembre de 2006, por ER. México DF

Otra posible treta jurídica anunciada

Seguramente “en nombre del estado de Derecho” y con el burdo antecedente del desafuero del -en esos momentos- jefe de Gobierno del DF y pre-candidato a la Presidencia de la República montado por el régimen –también, desde luego, “en nombre del estado de Derecho”-, y con la anuencia del entonces presidente Vicente Fox, el riesgo de la acción penal se cierne una vez más contra Andrés Manuel López Obrador, Presidente Legítimo de México.

Daniel Lizárraga publica un artículo en la revista Proceso (No. 1572, 17 de diciembre de 2006) en donde expone las claves de los hechos: 34 averiguaciones previas abiertas –sin “punto final”- contra Andrés Manuel López Obrador obran en los archivos de la Procuraduría General de la República; el hecho de que sigan abiertas mantiene viva la posibilidad de que el procurador, Eduardo Medina Mora, derive de cualquiera de ellas alguna orden de aprehensión.

Las denuncias fueron levantadas entre 2004 y 2006, es decir, en el período en que López Obrador fue jefe de Gobierno del DF, candidato a la Presidencia y, sobre todo, dirigente de la resistencia contra la usurpación mediático-electoral de la Presidencia de la República. El jueves 7 de Diciembre el periódico Reforma informó de la cuestión en primera plana.

La crisis orgánica del Estado mexicano que, tras la Convención Nacional Democrática del 16 de Septiembre, la toma de protesta del Gobierno Legítimo el 20 de Noviembre y la abyecta toma de protesta de Felipe Calderón el 1 de Diciembre, entró en una fase de tensión tal que, a pesar de los intentos de “normalización” mediática, podría no ser exagerado contemplar la posibilidad de que se observe en el futuro inmediato el despliegue de una estrategia político-mediática que, al tiempo de silenciar o minimizar las acciones de López Obrador (e incluso las del Jefe de Gobierno del DF, Marcelo Ebrard), comience a mostrarlo, de un modo aun más acusado de lo que ya lo ha hecho, como un personaje delirante, autoritario y, sobre todo, “fuera de la ley”.

López Obrador ha dicho ¡Basta! a la farsa política con la que el régimen estructurado en torno de la derecha económica (la tecnocracia neoliberal y los poderes mediáticos) en su alianza de turno con la derecha reaccionaria (el conservadurismo doctrinario del PAN y del Yunque) ha hecho de este país lo que le viene en gana, en las narices de todo el pueblo de México y sin rendirle cuentas a nadie. Aquí no habrá ni negociaciones ni normalidades democráticas. Es por esto que se ha convertido no ya en un genuino líder político revolucionario sino en una verdadera molestia para el régimen de los potentados del país: a nadie de ellos les vendría mal, para destruirlo políticamente, detonar alguna de todas estas averiguaciones previas para montar una vez más una burda treta jurídica.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando