El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Un año de «cambio» en el País Vasco

Medidas esperanzadoras pero insuficientes

Un año de «cambio» en el País Vasco

Balance del gobierno de Francisco López

Lunes 3 de mayo de 2010, por Grupo Promacos

Se cumplen estos días el primer aniversario de la investidura del socialista Francisco Javier López Álvarez como presidente del gobierno autonómico vasco (muchos dirían «lehendakari») merced al apoyo parlamentario del Partido Popular de Antonio Basagoiti.

JPG - 16 KB
Pachi López, optimista
Un año de gobierno esperanzador pero insuficiente para conjurar la amenaza explícita a la Nación Española

Un año, efectivamente, en el que el nuevo gobierno, sin perjuicio de la actitud, en el mejor caso, entre indecisa y acomplejada, cuando no directamente traidora o consentidora, que efectivamente ha caracterizado y caracteriza las posiciones socialdemócratas al respecto de la defensa de la Nación española frente a las amenazas separatistas, ha podido poner freno (no decimos corregir) muchas de las tendencias secesionistas y anti-españolas que el Partido Nacionalista Vasco había venido imprimiendo a su «gestión» durante casi treinta años.

Como ejemplos más significados de dicha labor barrenadora, podríamos mencionar la así llamada política de «deslegitimación de la violencia» (un rótulo, es verdad, harto ambiguo, e incluso inadecuado puesto que oculta vergonzantemente la especie «política» —violencia separatista asesina— en el fondo del género «violento») puesta en marcha por el consejero de interior Rodolfo Ares que habría posibilitado, no sólo la retirada por parte de la policía autonómica de los consabidos carteles propagandísticos de las facciones etarras de las calles del País Vasco, sino también la detención, impensable hace pocos años, de un comando de la banda terrorista ETA por parte de la Ertzaina.

Se trataría, sin duda, de un paso adelante cuya importancia resulta difícil de disimular, frente a los repugnantes lazos de complicidad que los sucesivos gobiernos peneuvistas habrían establecido con la organización terrorista dando, con ello, lugar a un clima de entera impunidad en la que parecía que las leyes españolas no eran de aplicación en las provincias vascongadas. En esta misma dirección, también resulta destacable la presencia, tras años de ocultación interesada, del discurso navideño del Rey de España en la televisión pública vasca o la proliferación de banderas españolas en los frontis de tantos edificios públicos del País Vasco.

En este sentido, desde el Grupo Promacos no podemos menos que declarar nuestra satisfacción por tales medidas adoptadas por el gobierno de «Pachi» López,a menos a título de mal menor respecto a los atropellos cometidos por la derecha extravagante en aquellas provincias españolas. Sin embargo, una tal consideración positiva del primer año de gobierno de López en modo alguno nos hace perder de vista no sólo que dichas medidas resultan claramente insuficientes desde muchos puntos de vista (puesto que, adviértase, la persecución de la lengua española en las aulas de secundaria está muy lejos de remitir en el País Vasco), sino que las amenazas que se ciernen sobre la unidad de España como Nación soberana son, de suyo, lo suficientemente graves como para requerir pasos mucho más firmes y decididos contra la expoliación secesionista.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando