El Revolucionario

Portada > América > México > Obviedad, ambigüedad y nulidad: criterios de la política exterior de México (...)

Un día después de la toma de protesta y de las nacionalizaciones del nuevo gobierno de Chávez en Venezuela

Obviedad, ambigüedad y nulidad: criterios de la política exterior de México según el señor Felipe Calderón

En declaraciones recientes, Calderón y la canciller de México, señora Espinosa Cantellano, sin definiciones concretas

Miércoles 10 de enero de 2007, por ER. México DF

La política exterior guía la nave del Estado, pero resumiendo en sus coordenadas una dialéctica de clases y una dialéctica de estados. Ocultarlo en frases abstractas es señal, o de cinismo, o de estupidez política

Lugares comunes

Felipe Calderón En los momentos en que se configura con mayor solidez un polo fundamental en la dialéctica política continental encabezado por Venezuela, el México conservador de Felipe Calderón no ofrece señal alguna de definición geopolítica que vaya más allá de la retórica del derecho internacional.

En un encuentro con Embajadores y Cónsules de México, el señor Calderón se limita a repetir las frases huecas de siempre: «debemos defender y promover a México en todo el mundo», «debemos hacerlo con lealtad, respaldo claro y sin ambigüedades», «debemos luchar por un México ganador» (esta última estupidez fue una de sus muletillas permanentes en su también estúpida campaña electoral).

Y por cuanto a lo que atañe al problema migratorio, Calderón sostiene que con muros no se resolverá el problema de la migración sino con la generación de empleos, para lo cual habrá de ser necesaria la atracción de inversiones al país.

Cuba y Venezuela

La canciller Espinosa, por su parte, sostuvo en conferencia de prensa reciente que el gobierno del señor Calderón tiene un acusado interés por el reestablecimiento de relaciones diplomáticas con Cuba y Venezuela.

Nos preguntamos de qué naturaleza puede ser el tipo de relación que puede establecerse con Venezuela, si el señor Calderón y la derecha reaccionaria a la que representa realizaron una burda campaña de desprestigio contra López Obrador acusándolo de reproducir las prácticas de Hugo Chávez, presidente de Venezuela elegido democráticamente.

Observamos con tristeza e irritación el hecho de que México jugará seguramente un papel de bloqueo continental de los proyectos de izquierda definida que se están configurando desde la plataforma iberoamericana.

¿Qué papel en el entorno iberoamericano puede jugar este señor cuando ningún mandatario de Sudamérica, salvo el conservador Álvaro Uribe de Colombia, estuvo presente en su —por otro lado— vergonzosa toma de protesta el pasado primero de diciembre?

¿Qué papel puede jugar este señor en la plataforma iberoamericana si su ideología, la ideología conservadora y reaccionaria, es el contrapunto, la negación misma, del bloque histórico de izquierda iberoamericana que está perfilándose continentalmente, aunque, a nuestro juicio, con algunos errores ideológicos indefendibles desde un punto de vista materialista, como el indigenismo (¿desde qué racionalidad materialista puede defenderse un «socialismo indígena», si el socialismo es una categoría política occidental?)?

Nulo. Su papel será el de la nulidad, por que hará de México, del mismo modo que Vicente Fox, el analfabeto político, un dique conservador de bloqueo geopolítico. Triste papel el de México, sobre todo en virtud de que en algún momento fue guía revolucionario histórico del continente.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando