El Revolucionario

Portada > América > Ecuador > Correa expulsa a Repsol de Ecuador

Primero Argentina y ahora Ecuador

Correa expulsa a Repsol de Ecuador

Los gobiernos socialdemócratas de Suramérica presionan a las empresas españolas

Domingo 2 de noviembre de 2008, por ER. Quito

La petrolera española y argentina Repsol-YPF deberá salir de Ecuador por haber rehusado cambiar su contrato, el cual le permitía extraer unos 60.000 barriles diarios de crudo. Para el presidente Rafaél Correa, negociar ahora es inútil

JPG - 18.7 KB
Rafaél Correa, presidente de Ecuador
Su firmeza ante Repsol-YPF podría ocultar su cesión a intereses de terceras potencias imperialistas depredadoras frente a Argentina y España

Correa fue tajante: «Repsol se va del país porque nos ha hecho perder el tiempo, además de bajar su producción e inversiones, y no ha aceptado la renegociación del contrato». Esto lo dijo en televisión en su programa de los sábados (a imitación del Aló Presidente del venezolano Hugo Chávez). Correa anunció el pasado viernes el cese unilateral y anticipado del contrato con Repsol, empresa que esperaba alcanzar un acuerdo, aunque sus expectativas se han visto trastocadas. Para el presidente ya es muy tarde para llegar a acuerdo alguno. Los campos que hasta ahora pertenecían a Repsol serán transferidos, según Correa, «a una de las tantas empresas que están ansiosas de invertir en el país». El Revolucionario Sección Ecuador estima que lo que Correa está haciendo no es paralelo a lo realizado en Argentina (una nacionalización de las pensiones privadas que perjudica a la banca española), aunque comparten ambas acciones el hecho de perjudicar a la clase dirigente española y a su imperialismo capitalista. Lo cierto es que la transferencia de campos de extracción petrolífera del Ecuador de Repsol a otras empresas es pura dialéctica de Estados, ya que Correa no prevée su nacionalización hoy por hoy, sino su venta o préstamo a empresas de otros Estados más poderosos que España y con una política imperialista más depredadora y necesitada de crudo, no por falta del mismo, sino para asegurar la eutaxia de esos mismos Estados imperialistas. Esto encaja más en el socialdemocratismo camuflado de revolución que, etic, muchos dirigentes iberoamericanos enarbolan.

La empresa argentino—española Repsol-YPF es una de las 10 petroleras más importantes y grandes del mundo, llegando a explotar sólo en Ecuadorunos 60.000 barriles diarios bajo un contrato de participación que le permite asegurarse el 80% de la producción. El contrato con Ecuador debía terminar el año 2012. Aunque Rafaél Correa presionó a compañias extranjeras para que observaran un convenio de prestación de servicios, que deja todo el crudo en manos estatales a cambio de utilidades, las empresas no españolas interesadas en explotar esos campos no se irán con las manos vacías de Ecuador, y es seguro que no se conformen sólo con la mera extracción petrolífera en el país. Ecuador, a pesar de ser la nación política más pequeña y que menos petróleo exporta de la OPEP, es una joya en manos de Estados más grandes que pretenden hacerse sus socios (algo más viable que hacerse socio de Estados petrolíferos más poderosos como Indonesia, Arabia Saudí o Irán, también miembros de la OPEP, aunque Indonesia pronto dejará de serlo por su continua bajada en exportaciones).


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando