El Revolucionario

Portada > América > Brasil: la incansable corrupción socialdemócrata

Brasil: la incansable corrupción socialdemócrata

Viernes 15 de junio de 2007

Ahora son dos los hermanos de Lula sospechados de corrupción Primero apuntaron contra Genival Ignacio da Silva (Vavá), el mayor del familia presidencial. Ayer cayeron sobre José Ferreira da Silva o Frei Chico, el hombre que impulsó a Lula en el sindicalismo. Ya no es uno sino que son dos los hermanos del presidente brasileño, Lula da Silva, afectados por un escándalo que desató la operación "Jaque Mate" de la Policía Federal de Brasil.

Las sospechas surgen de escuchas telefónicas efectuadas a personas del círculo íntimo del presidente, como sus hermanos José Ferreira da Silva, conocido como Frei Chico, y Genival Inácio da Silva, apodado "Vavá".

Precisamente este último es investigado por sus presuntas conexiones con la mafia del juego y por sospechas de que traficaba influencias con empresarios y funcionarios, valiéndose del nombre y de su parentesco con el presidente. Con respecto a Frei Chico, su participación se limitó a advertirle a Vavá, el más afectado, que debía "parar" con sus ventas ingenuas de "influencias" que nunca pudieron concretarse a empresarios de no muy buena calaña.

El canal de televisión O Globo emitió una conversación del 20 de mayo pasado en la que Frei Chico le advirtió a "Vavá" que Lula quería hablar con él para comunicarle su enojo. El problema, según la grabación, era que el hermano mayor de Lula venía solidificando contactos con ministerios en Brasilia y presentaba funcionarios a algunas empresas. Hace dos años, "Vavá" fue investigado por "tráfico de influencias", pero las acusaciones no llegaron a probarse.

La policía allanó la semana pasada la casa de "Vavá" y en el operativo fueron detenidas personas presuntamente relacionadas con las mafias del juego ilegal, como el empresario Darío Morelli Filho, compadre del presidente Lula y cuyo secreto bancario fue levantado ayer por un juzgado.

La misma medida fue aplicada por la justicia a otras 85 personas, que son objeto de una investigación, conocida como Jaque Mate, que abarca desde el juego ilegal hasta el "lavado" de dinero proveniente del narcotráfico.

En la oposición, que hasta ahora se mantuvo expectante, el caso empieza a preocupar y el diputado Antonio Carlos Pannunzio, del Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB) dijo que pretende que el Congreso convoque al ministro de Justicia, Tarso Genro, para dar las "explicaciones pertinentes".

Cabe recordar que el líder del PSDB y ex presidente, Fernando Henrique Cardoso, tiene más de 200 juicios en su contra, frenados por el actual gobierno.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando