El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > «Muy honesto, recto, no divaga, íntegro»

Juan Carlos I respondió

«Muy honesto, recto, no divaga, íntegro»

Porque alguien le preguntó

Miércoles 14 de mayo de 2008, por Grupo Promacos

El Rey de España, con esa lista de antónimos del presidente español Zapatero, no hace otra cosa que manifestar su propio compromiso con la situación creada desde la llamada «transición democrática»; y es que, no lo olvidemos, la Constitución del 78, establece que el Presidente del Gobierno es el responsable de los actos del Rey de España, los cuales, para que tengan valor, debe refrendar.

JPG - 14.7 KB
Juan Carlos I, enigmático Borbón
¿Qué quiso decir realmente al elogiar al Presidente Zapatero?

El refrendado, entonces, refrenda a su vez a su responsable jurídico, como el menor de edad confía en su tutor. Ahora bien, ¿por qué el monarca expresa su opinión? Pues porque una periodista del periódico español El Mundo, Mercedes Ibaibarriaga, preparando una entrevista al presidente del Gobierno, según confiesa, quiso, curiosa ella, preguntar a la real persona.

Con sus palabras («Majestad, ¿me permite hacerle una pregunta?») comienza esa entrevista aparecida en el último suplemento dominical del periódico mencionado, que pasa, por cierto, por ser el «medio» de la oposición al gobierno de Zapatero.

Eppur si muove... porque para los anales del llamado «cuarto poder» la entrevista quedará como uno de los mayores panegíricos, que sepamos, hecho a ningún presidente. Con el título de «Zapatero íntimo» y un texto acompañado de fotografías ensalzadoras del personaje, no ya el Rey, insistimos, sino un inusitado documento de adulación emitido por El Mundo, es el que convierte al iluminado de la Moncloa en el santo laico que adelantaban las palabras del monarca.

Y es que don Juan Carlos, a pesar de que sus palabras han sido entendidas como un elogio, y prueba de ello ha sido que tanto miembros del gobierno como de la oposición las han disculpado como un desliz impropio de quien debe mantener la neutralidad, tampoco ha usado unos calificativos tan claramente significativos de virtud política o moral alguna. Es más, incluso se podría decir que ha señalado una serie de cualidades en sintonía con lo que Gustavo Bueno ha definido como Pensamiento Alicia, aquel cuyo simplismo se vale de una razón abstracta que todo lo encubre.

Honestidad, rectitud o íntegridad, pueden ser virtudes si presuponemos la materia que se mantiene recta, o limpia o íntegramente. En realidad son virtudes formalistas, que suelen ser vicios en realidad. Porque un estúpido puede ser recto en su estupidez; íntegro, en su incapacidad para incorporar nuevos elementos en su concepción de la realidad, que de simple que es, es íntegra, o sea, cerrada. E igualmente diremos para la honestidad, ya que la sinceridad o la coherencia no tienen relación directa con la verdad, que es lo que debe importar.

No creemos desde el Grupo Promacos, con todo, que la ironía de don Juan Carlos dé para tanto, y sí más bien que Zapatero y él van en el mismo barco del Estado de las Autonomías del que los dos tendrán mucho que callar.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando