El Revolucionario

Portada > Mundo > Oriente Medio > Irán propone al gobierno de Iraq designar un «día de la lección» como (...)

Irán recupera la «memoria histórica» de la guerra contra Iraq

Irán propone al gobierno de Iraq designar un «día de la lección» como memorando del inicio de la guerra irano-iraquí

Los ayatolás aprovechan el fallecimiento de Sadam para atacar a una fracción islamita enemiga

Viernes 5 de enero de 2007, por ER. Teherán

El «Día de la Lección». Así se llama la jornada que el general iraní de los Guardianes de la Revolución, Mir Feisal Bagherzadeh, ha propuesto en una carta abierta a Nuri Al Maliki, primer ministro de Iraq, como memorando de la guerra que contra Teherán inició el 22 de septiembre de 1980 el ex dictador iraquí, Sadam Husein

Bagherzadeh, quien también es presidente de la Fundación de Preservación de Monumentos y Fomento de los Valores de la Defensa Sagrada, afirma que «la guerra agresora del régimen baathista de Iraq se fundamentaba en el egoísmo, en el despotismo y en la egolatría de Sadam y otros líderes del Baath» y fue respaldada por «las superpotencias del momento, es decir, EEUU, la URSS, algunos países occidentales y, lamentablemente, otros de la región». Así, durante ocho años, «además de dilapidarse los recursos humanos y materiales del oprimido pueblo de Irán se infligieron graves e irreparables daños al país y a la gente oprimida también de Iraq», sobre quienes aún pesan las secuelas económicas y sociales de la contienda.

Insiste asimismo en que «esta valiosa experiencia y esta gran lección de la historia» será apropiada para «enseñar a las futuras generaciones y que éstas puedan aprovechar esta lección, ambos gobiernos y toda la humanidad emprendan acciones conjuntas de manera permanente para repasar esa lección». Por ello, en su carta abierta propone al primer ministro iraquí que se cerque un área determinada del territorio común iraquí de Shalamcheh, cerca de la frontera, como recuerdo de las tragedias que en ella acontecieron, así como reconstruir campos de concentración como el que hay en Mosul y en Ramadi.

Las autoridades iraníes acusan a Sadam Husein de crimen contra la humanidad y genocidio en la guerra entre ambos países, que se cobró la vida de un millón de iraníes e iraquíes entre 1980 y 1988, según las estimaciones. En dicha guerra, Sadam había recibido de Washington armas convencionales, helicópteros, armas biológicas (ántrax, botulina, etcétera) y 5.000 millones de dólares en créditos a la exportación.

Sadam Husein, sunnita, fue ejecutado en la horca el día 30 de diciembre tras ser condenado por muerte y tortura de 148 iraquíes chiíes en la localidad de Duyail, en 1982. Los ayatolás iraníes, también de tendencia chiita, han visto la ocasión propicia para atacar al islamismo sunnita y reforzar sus posiciones en la línea que marcó su gran lider para intentar superar las divisiones que han llevado a graves guerras civiles dentro de los países musulmanes.

La memoria histórica, que se oscurece e ilumina según interese a sus defensores, olvida las matanzas cometidas por iraníes, y desde luego su plan de conquistar el mundo, para presentarse como víctimas de los cafres y sus aliados, focalizados en Sadam. Respecto a la guerra, Ghorbanali Dorri Nayafabadi, fiscal general del Estado de Irán, ha manifestado: «Aunque haya sido atajado el mal del dictador Sadam de las gentes de la región y del pueblo de Iraq, no obstante, ello no debería tener el proceso de los expedientes de sus otros crímenes».

El fiscal general de Estado iraní espera que todos quienes ayudaron al régimen de Sadam pasen por un tribunal internacional y paguen por sus crímenes de lesa humanidad, difícil en el caso de Estados Unidos, que con buen criterio renuncia a tan metafísico tribunal, fundado en deseos vanos. En este caso, por parte de una humanidad tan concreta como la que representa Irán.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando