El Revolucionario

Portada > América > Venezuela > Acepta Chávez convertirse en dictador de Venezuela

Pueblo y diputados le otorgan poderes especiales durante año y medio

Acepta Chávez convertirse en dictador de Venezuela

Sancionada la Ley Habilitante que permite al presidente adoptar leyes por decreto en los asuntos más decisivos para la Nación

Jueves 1ro de febrero de 2007, por ER. Caracas

Hugo Chávez se compromete a dictar decretos con rango y fuerza de ley en once ámbitos de vital importancia para Venezuela durante los próximos dieciocho meses

Al objeto de poder realizar, casi dos siglos después, los planes y programas atribuidos al libertador Simón Bolivar y al mariscal Antonio José de Sucre, que quedaron entonces paralizados por influjo de las fuerzas y los gobiernos que estaban al servicio de la oligarquía y de la perpetuación de los privilegios burgueses, y con la voluntad de llevar a cabo la holización efectiva de los compatriotas que conforman la Nación política venezolana (proceso igualador que adopta, entre otros, el rótulo de socialismo bolivariano del siglo XXI), a punto de cumplirse los dos meses del triunfo electoral democrático que reconfirmó al Presidente Hugo Chávez Frías como Presidente de la República Bolivariana de Venezuela (con un 63% del voto popular en unas elecciones «limpias»), los diputados de la Asamblea Nacional, depositarios desde las últimas elecciones democráticas de la soberanía popular, en una sesión conjunta con una representación de instituciones ciudadanas que simbólicamente representaban directamente al Pueblo venezolano, sancionaron a mano alzada la Ley Habilitante que otorga poderes especiales a Hugo Chávez para dictar decretos con rango y fuerza de ley en once ámbitos de vital importancia para la Nación venezolana, aceptando Chávez asumir el papel de dictador, al menos durante el próximo año y medio.

Esta ceremonia política singular tuvo lugar en la plaza Bolívar de Caracas, convertida en sede provisional donde los miembros de la Asamblea Nacional pudieran reconfirmar el apoyo plebiscitario de una parte del pueblo a su decisión de otorgar la dictadura al presidente Chávez. A las 11:30 de la mañana del 31 de enero de 2007, con asistencia del vicepresidente de la República, Jorge Rodríguez, y representes de los Consejos del Poder Popular de todo el país, abrió la sesión Cilia Flores, presidenta del Poder Legislativo, quien se refirió a la importancia de esta convocatoria, cuyo único punto fue la segunda discusión del proyecto de Ley Habilitante. Flores expresó que la aprobación de la Ley se hace «en correspondencia con el mandato del pueblo, y por solicitud del presidente Chávez de que le otorgáramos facultades y poderes especiales para legislar en una serie de materias».

Luego, hizo uso de la palabra el diputado Roberto Hernández, segundo vicepresidente del Parlamento, quien expresó que «estamos viviendo en Venezuela un momento estelar solamente comparable con los gloriosos días de nuestra Independencia». Hernández, quien también es dirigente del Partido Comunista de Venezuela (PCV), agregó que «en Venezuela se vive un momento revolucionario caracterizado por la justicia social». Aseguró que los revolucionarios encabezados por el Jefe de Estado están dispuestos a resolver los problemas que gobiernos del pasado no fueron capaces de resolver:

«Estamos viviendo momentos revolucionarios y una revolución se caracteriza porque actúa de la manera más rápida, de la manera más eficiente, de la manera más coherente al mismo tiempo, porque una revolución tiene como objetivo fundamental, como valor supremo, la justicia social, y la justicia social para los revolucionarios no espera. No estamos prometiendo justicia para el futuro, estamos prometiendo justicia para hoy, para ya. Demasiados siglos ha esperado nuestro pueblo para que haya un gobierno que le haga justicia, demasiada paciencia ha tenido nuestro pueblo, que después de haber liberado América, no ha tenido un solo momento de tranquilidad, no ha tenido un solo momento de paz, no ha habido gobierno que se capaz de satisfacer las necesidades de este pueblo. Pues llegó el momento. El gobierno bolivariano sí ha demostrado que está dispuesto a hacerle justicia al pueblo, que está dispuesto a liberar definitivamente a Venezuela de la coyunda imperialista. Por esa razón se ha dicho, con toda justicia, que en un día hace una revolución lo que en otras circunstancias tarda veinte años. Nosotros estamos dispuestos, los revolucionarios encabezados por el presidente Chávez, a resolver los problemas que en dos siglos no han sido capaces de resolver los gobiernos venezolanos. Nosotros estamos dispuestos a resolver, de manera urgente, todos los problemas y a satisfacer todas las necesidades elementales que padecemos. Muerto el Libertador y asesinado el mariscal Sucre, quedaron enterradas, por casi dos siglos, las esperanzas de los venezolanos, esperanzas que nosotros los bolivarianos estamos dispuestos a llevar a cabo a costa de lo que sea, y contra quien sea. Nadie en Venezuela tiene la menor duda de que el presidente Chávez está gobernando para la inmensa mayoría de los venezolanos, y está gobernando fundamentalmente para las clases tradicionalmente excluidas, para las clases explotadas, para las clases oprimidas. Nuestros enemigos no ocultan ni pueden ocultar que si se oponen a Chávez es porque no quieren perder sus privilegios...»

La Ley Habilitante permite al Jefe de Estado legislar dictando decretos con rango de Ley sobre once áreas específicas, incluidas la energética, así como abordar reformas o generar nuevas leyes que afectan a los sectores más sensibles del país. Durante los próximos nueve meses se prepararan los proyectos que pretenden reformar de forma radical y profunda la estructura del Estado venezolano, a partir de septiembre de 2007, durante otros nueve meses, el dictador Hugo Chávez irá aplicando directamente las nuevas leyes mediante decretos: «Los decretos leyes que se van a dictar ahora están más o menos clarificados en el proyecto de Ley Habilitante», afirmó el diputado Carlos Escarrá.

«En materia de seguridad puede significar la (elaboración de la nueva) Ley de Policía Nacional», agregó Escarrá, quien avanzó que habrá una reforma de la ley consejos comunales, reformas a las leyes de hidrocarburos y de Hidrocarburos Gaseosos, un decreto ley sobre contraloría social y reformas de la ley del Estatuto de la función pública, de ley de simplificación de trámites y de la ley de procedimientos administrativos. «En el área económica y financiera puede significar reformas a la ley del Fides, Fondo Intergubernamental para la Descentralización», concluyó.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando