El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > Zapatero ante su espejo

El socialfascismo se mira en Obama para reforzar sus propias mentiras

Zapatero ante su espejo

Pero ni así logrará aumentar la influencia socialdemócrata

Viernes 23 de enero de 2009, por Grupo Promacos

Obama manifestó una «seña de identidad socialdemócrata muy pura» en su discurso. Así se ha expresado el líder del socialfascismo español, José Luis Rodríguez Zapatero, convencido de que el juramento del nuevo Emperador estadounidense le dará posibilidades mayores de influencia mundial

JPG - 16.7 KB
Zapatero y Obama
Las apariencias, más que nunca, engañan: su discurso melifluo esconde un gran contraste entre España y Estados Unidos

Zapatero quiere mandar en Estados Unidos, como anunció el Grupo Promacos. Y no duda en apuntarse como un tanto a favor cualquier idea de Obama que, mínimamente tergiversada, se asemeje a las expresadas por el viscoso gobierno socialdemócrata.

No cae en la cuenta, sin embargo, que la investidura de Obama fue una exaltación de Estados Unidos y su unidad como Estado, todo lo contrario al complejo de inferioridad propio de la Leyenda Negra antiespañola que el PSOE manifiesta una y otra vez, así como sus centrales mediáticas y el resto de la clase política y la analfabeta ciudadanía que los vota.

Y es que el socialfascismo sigue a su ritmo de mentiras diarias: ahora se plantea la ampliación de plazos para el aborto, procedimiento de control de la natalidad salvaje a la vista de la gran cantidad de métodos anticonceptivos hoy día existentes. Pero, para ocultar su fechoría, difunde en sus medios de comunicación afines la falsa especie de que nacen más niños en España que en los últimos veinte años. Sin mencionar que la mayoría son hijos de inmigrantes, no de españoles ya corrompidos por la felicidad canalla del mercado pletórico.

Quizás que el PSOE haya reivindicado el Pensamiento Alicia en numerosas ocasiones, como si viera su imagen en espejo, le inspire a Zapatero para pensar, ingenuamente una vez más, que es posible convertirse en la nación más poderosa del mundo de manera mágica, simplemente con que Estados Unidos asimile los principios socialdemócratas.

Pero esta posición sectaria en el fondo lo que demuestra es la enorme inanidad y partidismo existente en España. Si en Estados Unidos ni siquiera Obama puede cambiar su rumbo imperial, en España basta un cambio de gobierno para borrar las políticas realizadas durante dos legislaturas: de pasar a aspirar al G 8 se entra por «generosidad» francesa en el G 20, y de una situación de importancia en el mundo se pasa a la postración ante nuestros tradicionales enemigos. Todo a mayor gloria del socialfascismo y su voluntad de poder.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando