El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > ¿Zapatos contra Zapatero?

Si la situación (eutaxia) de España sigue empeorando la agresividad irá en aumento

¿Zapatos contra Zapatero?

El gesto del periodista iraquí que lanzó sus zapatos contra Bush ha empezado a imitarse en España

Miércoles 31 de diciembre de 2008, por Grupo Promacos

España parece ser uno de los países del mundo a los que más afectará la actual crisis económica, dada la escasa preparación de sus líderes y de sus ciudadanos. Así lo indica el que la mayoría de la población siga apoyando a un presidente del gobierno que hasta hace poco negaba lo evidente y que acto seguido, con su peculiar aplomo impostado, ha pasado a encabezar otra «Alianza de Civilizaciones» contra dicha ruina.

JPG - 42.9 KB
Rodríguez Zapatero y el PSOE
Diana fácil para las iras de quienes no tragan con la mentira socialfascista

Quienes denunciaban la crisis que se avecinaba (como Manuel Pizarro frente a Pedro Solbes en plena campaña electoral) eran tachados de antipatriotas. Quienes ahora cuestionan las medidas adoptadas por el Gobierno para afrontar dicha crisis vuelven a ser demonizados. Cualquiera que se oponga a Zapatero siempre será un ser perverso y un antipatriota, especialmente si denuncia que es Zapatero (el mismo que declaraba que su patria era la libertad) y sus acólitos quienes la están rematando. Para el presidente Alicia, y sus seguidores, es imposible reconocer que se equivocan. Si rectificar es de sabios (fuertes), los necios, por el contrario, caen en una falsa conciencia que les impide rectificar objetivamente –-considerándolo propio de débiles— y les conduce a una huída hacia delante para todo el que les acompañan sin impedirlo.

Pero, con todo, desde el Grupo Promacos consideramos que aún brilla un hilo de luz. Una vecina de Barcelona lanzó el pasado 28 de diciembre un zapato a la secretaria de Vivienda de la Generalidad catalana Carmen Trilla. La señora, harta de reclamar «dialogadamente» que solucionen los problemas de su barrio -–que se está hundiendo poco a poco desde 1997— optó por imitar al periodista que lanzó sus pedestres armas contra el presidente Bush (sin entrar a valorar este otro incidente). Y es que para hacerse oír, o para que se cumplan las leyes, no basta con declarar los deseos, o publicar por escrito la norma correspondiente; además es precio que la reclamación, o la ley correspondiente, tenga el apoyo necesario de las personas o grupos que la sostienen.

Esto mismo se está poniendo de manifiesto respecto a las reclamaciones de algunos padres para que sus hijos puedan estudiar, con el español como lengua «vehicular», en Cataluña. De poco servirá que el Tribunal Supremo dictamine que se cumpla la ley al respecto –-obligación de colocar la bandera española en los lugares públicos— si no se «ejecutan» dichos dictados con la fuerza necesaria. Toda norma suele tener promotores y detractores, y cuando los primeros flaquean los segundos aprovechan para imponer sus propias normas o interpretar las vigentes a su antojo.

El gobierno de Zapatero está contribuyendo, como pocos, a que España se arruine, aunque sea con el apoyo de «la mayoría». Ya veremos si el resto de españoles asume impasible tal destino o si, por el contrario, empieza a quitarse los zapatos antes de que el agua les llegue al cuello, en cuyo caso sólo les serviría para poder nadar mejor.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando