El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > La Cúpula-Cópula de la Humanidad

Quien se acoja en el seno de esta gigantesca e invertida concha marina es muy probable que sienta «orgasmos democráticos», como Zerolo

La Cúpula-Cópula de la Humanidad

El papel de España en el mundo se verá debilitado si se limita a financiar pseudo-proyectos cuyos componentes suelen ser incompatibles

Miércoles 19 de noviembre de 2008, por Grupo Promacos

El actual gobierno de España derrocha los recursos del país en pseudo-proyectos ruinosos y complementarios. En política exterior fomenta Alianzas imposibles, y en política interior dialoga con secesionistas cuyo último fin es destruir España.

JPG - 30 KB
Miguel Barceló
Artista al servicio del banal objetivo de la Alianza de Civilizaciones

El Rey de España, Juan Carlos I, ha inaugurado en Ginebra la Sala XX del Palacio de las Naciones de Ginebra cuya cúpula ha sido diseñada por el artista balear Miguel Barceló. Independientemente de los valores o contravalores artísticos de dicha obra (en la que su autor parece ver un mar invertido, «un mar agitado con fondo de agua con sus moradores; luego está el plano de la espuma revuelta en marejada; y al final, el reflejo, lo que está debajo, nosotros») o del origen de los dineros aportados por España, lo que nos parece más destacable es que su realización forma parte del pseudo-proyecto de la Alianza de Civilizaciones promovido por el actual Gobierno español, con el beneplácito de un Rey de España que, según declaraciones propias, parece apreciar mucho al actual jefe del ejecutivo (el mismo director general de la ONU, Serguei Orzhonikidze, expresó el gran agradecimiento de Naciones Unidas por este regalo de España, que, recordó, fue una iniciativa personal del Rey surgida durante su visita a Ginebra en marzo de 2005). Todo apunta a que en dicha cúpula-cópula algunos visionarios observan la posibilidad de reunirse en una especie de cónclave-comunión de todos los Santos, o en una mística espuma marina –expresión de la cópula de Zeus- en la que todos los hombres, como Zerolo-Venus, se encontrarían en el final de los tiempos, alcanzando orgasmos democráticos en esta gigantesca e invertida concha marina, obra y gracia del genial arte de un nuevo Bottichelli zapateril.

No en valde el Sr. Rodríguez Zapatero ha declarado que «el arte y la cultura son los mejores embajadores; desvelan una cierta forma de sentir el mundo», motivo por el que habría puesto toda la carne en el asador para figurar en los créditos principales de dicha obra. Y es que desde el Grupo Promacos criticamos que la política exterior de España, cuya gerencia le viene como anillo al dedo al islamófilo ministro Miguel Ángel Moratinos, parte del supuesto de que todos los hombres, sea cual sea su condición política, pueden llegar a entenderse a través de los Derechos Humanos. Lo del idioma o la historia de los estados sería lo de menos, por lo que no merecería la pena preocuparse por defender a España o a la Hispanidad.

Ban Ki Moon, Secretario General de la ONU, también comulga con esta ideología del armonismo multilateralista («cada cual verá las cosas —la pintura— según el lugar que ocupa» dijo, presuponiendo que todas los puntos de vista serán compatibles), mientras que países como Somalia o El Congo están sumidos en batallas entre grupos tribales cuya armonía brilla por su ausencia, y sin que la ONU pinte nada práctico para resolver tales conflictos. ¿Servirá la presente cúpula-cópula para zanjar las disputas y evitar que dejen de morir 1.500 congoleños al día, o casi cinco millones y medio desde 1998? Evidentemente no, pero el Sr. Zapatero pretende solucionar los problemas del mundo desde un estado cada vez más debilitado por su dinámica secesionista y sus derroches económicos, sin percatarse de que sólo los estados fuertes pueden intervenir eficazmente allende sus fronteras, tal como se ha puesto de manifiesto en la reciente cumbre del G-20, donde Zapatero ha mendigado a Francia su participación.

En el país vecino, sin embargo, parecen tenerlo algo más claro. A pesar de que el secesionismo vinculado a ETA perjudica sobre todo a España, sin embargo su ministra del Interior, Michèle Alliot-Marie, no quiere permitir que dicha peste se extienda dentro de sus propias fronteras. Desde el punto de vista francés, tal como se ha puesto de manifiesto reiteradamente, es alentador ver cómo España se disuelve, pero no lo es tanto que los vindicadores de Euskal Herria (que incluye territorio francés) se puedan hacer fuertes en el sur de Francia en perjuicio galo.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando