El Revolucionario

Portada > Valoraciones y análisis > Grupo Promacos > La monarquía «de derechas»

La Reina Sofía de Grecia se opone a los «matrimonios» homosexuales

La monarquía «de derechas»

La biografía publicada por Pilar Urbano ha desatado la polémica entre la partitocracia

Lunes 3 de noviembre de 2008, por Grupo Promacos

La Reina muy de cerca. Este es el título del libro —ya sin duda todo un best seller— en el que la periodista Pilar Urbano (a la sazón miembro numerario, como es bien conocido, del Opus Dei) ha recogido el contenido de varias horas de entrevistas con Doña Sofía, monarca consorte de la actual democracia coronada española. Las opiniones vertidas por doña Sofía en esta obra a propósito de los temas más diversos (entre otros muchos: el aborto, la eutanasia, las manifestaciones del día del «orgullo gay», el «matrimonio» homosexual, &c.) han venido generando, en la última semana, una aguda controversia dada la circunstancia de que parecería que con ello la Reina —sin perjuicio de ejercer desde luego su legítima «libertad de expresión»— estaría desbordando ampliamente la neutralidad política requerida por sus altas atribuciones constitucionales.

JPG - 13.8 KB
Sofía de Grecia
En su onomástica ha sido criticada por sus sensatas afirmaciones

En este sentido, desde otros medios periodísticos o políticos considerados como «progresistas y de izquierdas» (por ejemplo desde el diario Público o también desde el diario digital El Plural que mantiene en Internet Enrique Sopena, curiosamente otro antiguo miembro numerario del Opus que parece no haber leído a Espinosa pues de lo contrario sabría que «el arrepentimiento no es virtud») se ha tendido a interpretar las declaraciones de la reina como si constituyesen un caso ejemplar del tipo de opiniones reaccionarias que son propias de una católica practicante muy cercana a la «derecha» eterna. Según semejante diagnóstico —apoyado sin duda en las premisas dualistas que alimentan el mito de la derecha— la Reina sería efectivamente «de derechas de toda la vida»: más precisamente (como lo confirmaba el pasado sábado Maria Antonia Iglesias en La Noria con sus características dosis de sectarismo) del Partido Popular.

Empero, lo que tales apreciaciones parecen dar por sobreentendido en una fragante petición de principio es justamente la conexión que pueda mediar entre el antiabortismo de doña Sofía, o también su posición contraria a la llamada eutanasia activa, o incluso sus críticas al denominado «matrimonio homosexual» (que, según la reina sería «matrimonio» sólo por el nombre) y la supuesta condición de «derechas» que se le atribuye, una condición que, al parecer, vendría a oponerse al «izquierdismo» también supuesto propio de quien defiende el «derecho a la interrupción voluntaria del embarazo» (¿por qué no el derecho al infanticidio preferencial femenino?), las intervenciones médico-eugenésicas propias del doctor Montes (¿por qué no las del doctor Mengele?) o la conveniencia de llamar «matrimonio» a la unión civil de las parejas del mismo sexo, &c. Pero en todo caso es precisamente este vínculo de las posiciones de la reina con la «derecha» lo que está por demostrar porque en modo alguno resulta un nexo demasiado claro y distinto que digamos.

Y todavía más: ¿por qué calificar —nos preguntamos desde el Grupo Promacos— de «reaccionarias» las posiciones expresadas por la Reina? Tal calificación, sin duda, representa un subterfugio sofístico que permite, perezosamente, evitar responder directa, dialécticamente a sus argumentos. Pero afirmar que el «antiabortismo» por ejemplo, o la oposición a los «matrimonios homosexuales» supone una postura reaccionaria por parte de la reina sólo tendrá sentido para aquel que, en su condición «progresista» y de «izquierdas», conozca o crea conocer el curso global que ha de seguir inevitablemente el Progreso de la humanidad pero, a su vez, ¿tiene esta pretensión algún sentido?, ¿no representa semejante «conocimiento» del Progreso de la humanidad un mito tan oscuro o todavía más que el «catolicismo reaccionario» en el que, según sus críticos, estaría envuelta la Reina de España?

Desde el Grupo Promacos consideramos que si cabe, en efecto, sostener con algún sentido preciso que la Reina doña Sofía es «de derechas», ello, será tan sólo en virtud de los vínculos genéticos (a través de las leyes de sucesión dinástica) que la monarquía constitucional española mantendría con el Antiguo Régimen. Mas en este sentido preciso será forzoso comenzar por reconocer que también son de «derechas» los miembros de Izquierda Unida, del PSOE y del PP que, por ejemplo, actúan en el Congreso de los Diputados o en el Senado o en los variados Parlamentos autonómicos que dinaman de la Constitución monárquica de 1978 puesto que todos ellos son, desde luego, exquisitamente monárquicos que sepamos.


El Revolucionario, el diario hispano global de crítica del presente
Seguir la vida del sitio Cumple con el estándar XHTML 1.0 Transicional Página realizada con hojas de estilos
Porque el Mundo sigue girando